viernes, 14 de mayo de 2010

¿Sabes por qué te quiero?

Te quiero, por tu mirada, porque es limpia, intensa, por el brillo de tus ojos al sonreir, por el color sonrosado de tus mejillas cuando me abrazas, por tu inmenso corazón, por tu capacidad de comprensión, por tu alegría...

Te quiero, porque un día me miraste y viste más alla de mi envoltorio, mucho más alla de mi apariencia, porque con solo mirarme desnudaste mi alma, porque te diste cuenta de mis miedos, de mis inseguridades, de mis continuas luchas, de mis lágrimas, de mis ganas de superación, de mi sensibilidad, de mis silencios, del caparazón cicatrizado con el que me escondía del mundo y me protegía de él...

Te quiero, por tu cabezonería, porque gracias a ella, decidiste quedarte a mi alrededor, vigilarme de cerca y poco a poco, arrancarme el escudo con el que me cubría y quemarlo hasta que no quedara nada...

Te quiero, porque solo con tu presencia arreglaste mi mundo, porque sin darme discursos me enseñaste que la vida es lo más valioso que tenemos, que el pasado, pasado está, por muy doloroso que haya sido, que siempre hay un motivo por el que luchar, por el que tirar para arriba como los tapones del champán, y que los escudos solo sirven para después destruirlos...

Te quiero, porque tu sonrisa ilumina toda la habitación, y cuando no lo haces, el entorno se vuelve gris y oscuro y hasta el aire reclama tu sonrisa...

Te quiero, porque consigues sacar lo mejor de mi y de todo el mundo, porque haces que quiera ser mejor persona...

Te quiero, porque se me acelera el pulso con solo pensarte, y porque el corazón me explota con solo observarte...

Te quiero, porque cuando lloras, siento el mundo se detiene, que el sol ya no calienta, y que todo pierde su color, porque en esos momentos me enfrentaria al mismisimo diablo ante las puertas del infierno si asi consigo que ilumines de nuevo el mundo con tu sonrisa...


Te quiero, porque eres tú con quien quiero estar el día que mi vida se apage...



y Te quiero, porque si no existieras, cerraría los ojos para soñarte, y esperaría tu creación para volver a encontrarte...

Recibe mis entradas por correo electrónico