jueves, 15 de marzo de 2012

Sigo soñando contigo parte 9

Tengo que dejar de hacerlo, si, esto tiene que acabar, tengo que terminar con este infierno que me está volviendo loca, pero Dios... bendito infierno, no puedo parar, ¿Como paro de pensar en ti?¿Como dejo de soñar contigo?¿Como dejo de mirarte cada vez que cruzas la habitación? ¿O como dejo de observarte simplemente cada vez que estas ahí?

No puedo, no puedo dejar de mirarte, de pensar en ti, de soñar contigo, porque cuando te miro es como si estuviera más cerca de ti, puedo fijarme en tus gestos, en la expresión de tu rostro y puedo intentar descifrar tus emociones, saber si estas triste, si estas contento, si hoy has tenido un buen día o si por el contrario ha sido tan nefasto que solo quieres mandarlo todo a la mierda...puedo hacerlo, me resulta fácil observarte y verte más allá de todo eso, y cuando lo hago es como si estuviera más cerca de ti, cuando consigo entender que te ocurre, o darme cuenta de tu estado de animo es como si yo no fuese tan pequeña e insignificante a tu lado y por fin estuviese más cerca de ti, y por unos instantes el abismo que nos separa no parece tan grande y eso se siente bien...

Si supieras lo que me ocurre, si por un momento supieras lo que siento...no cambiaría nada por supuesto, el abismo seguiría ahí y esto que siento seguiría siendo imposible que se convirtiera en realidad, en nuestra realidad, pero puede que tal vez pudieras ayudarme, puede que me dijeras que hacer para olvidarme de ti... no lo se, pero es que no se me ocurre otra manera, te has metido tan dentro de mi, que a pesar de saber que tu y yo nunca seremos un nosotros, que esto nunca se hará realidad, porque lo se, lo se de sobra, se que estarías con cualquiera antes que conmigo, y se que de esto que siento solo voy a sacar sufrimiento, ¡SE QUE ES IMPOSIBLE!!, pero ni por esas puedo olvidarme de ti, ni por esas puedo dejar de soñar contigo...

domingo, 11 de marzo de 2012

Sigo soñando contigo-parte 8

La improvisada pista de baile se va llenando, aunque aún hay muchos que seguimos en las mesas junto a los restos de la cena, charlando, observando y riendo, tu desde tu mesa te levantas, yo como siempre te miro e imagino que estas a punto de irte a bailar con los demás, pero de pronto te veo acercarte a nuestra mesa y antes de que me de cuenta ya estas a nuestro lado y mirándome fijamente me dices:

-Ven, ¡baila conmigo!

-(soprendida y temblando)-¿Que? No, mejor no, luego.

-¿Como que no?, ¡Anda baila conmigo!

Y sin más dilación me coges de la mano y me arrastras hasta la pista de baile, yo estoy nerviosa y excitada y creo que me voy a desmayar si sigues agarrándome así, tampoco confío en mi voz en ese momento, pero tengo que decir algo, tengo que impedirlo antes de que me saques ahí y haga un completo ridículo. Y aunque se que me moriré de la vergüenza al decírtelo, tengo que hacerlo antes de que sea peor...

-(en voz baja) Espera, es que yo no se bailar...

Me miras, me acaricias la mejilla con suavidad y me dices con ternura...

-Eso es imposible, ven conmigo.

Antes de que me de tiempo a protestar de nuevo ya hemos llegado, te giras, sonríes y empiezas a moverte, yo lo hago también y estoy tan nerviosa que tengo la total seguridad de que me estoy poniendo como un tomate, por mi mente pasan miles de pensamientos: ¡Dios mio no se bailar! ¡No se bailar y me esta viendo! ¡Seguro que se está dando cuenta! ¡Después de esto no va a haber zanja lo suficientemente grande que me oculte de él para siempre!... Estoy tan avergonzada que no me atrevo ni a mirarte a la cara, de pronto me coges la barbilla con la mano y me levantas la cabeza hacia ti, para que te mire, ni me había dado cuenta de que estabas tan cerca y esta vez si que creo que me voy a desmayar.

-(sonriendo)¿Ves? Te he dicho que era imposible que no supieras bailar, lo haces muy bien.

-Anda, no te burles de mi...

-(Serio)-No me burlo de ti, en serio, anda, tu solo sígueme.

Empiezo a pensar, ¿Que te siga? ¿Como que te siga?, pero no tengo tiempo a preguntar, porque en un segundo te has pegado a mi espalda, me has cogido por la cintura y has seguido bailando, llevándome a mi contigo, y entonces me doy cuenta de que estoy bailando, estoy bailando abrazada a ti, a tu ritmo, los dos juntos, a la vez, y ahora no tengo tiempo de avergonzarme de mis movimientos porque estoy demasiado ocupada registrando este momento para siempre en mi cabeza, tus brazos abrazan mi cintura con fuerza, mi cabeza descansa entre tu hombro y tu cuello, tu barbilla esta apoyada en mi hombro y tu mandíbula esta peligrosamente cerca de mi cuello, noto tu aliento en él y me estoy volviendo completamente loca, de pronto me giras y me pegas a ti, no creía que se pudiera estar tan pegado, y mira que me había imaginado cientos de veces estando así contigo, y seguimos bailando, y yo no se ni como sigo manteniendome en pie, porque lo que es por dentro, siento que estoy a punto de desfallecer, de pronto la música cambia, y se oye una lenta, por un momento creo que vamos a parar, que saldremos de la pista, pero no, sonríes y me sigues cogiendo por la cintura, apoyo la cabeza en tu hombro y tu en la mía, vuelvo a notar tu aliento en mi cuello y esta vez estoy segura de que tu también notas el mio, junto con mi respiración entrecortada...

No se cuanto tiempo estamos así, hasta que de pronto la música deja de oírse, te separas brevemente, nos miramos y ambos sonreímos, el DJ empieza a hablar y hablar, hasta que de pronto me coges de la mano y vuelves a sacarme de ahí, por un momento temo que vas a llevarme de vuelta a la mesa, con los demás y que la magia se ha acabado, pero no, veo que sigues adelante y entramos en la salita de los sofás, cierras la puerta y es entonces cuando me doy cuenta de que estamos solos, y sin darme cuenta sonrío al pensar en que me gusta esa idea, el estar a solas contigo, en seguir aprovechando estos momentos a solas, y lo que es mejor sonrío al darme cuenta de que tu también quieres exprimir a tope estos momentos a solas...

Nos sentamos en uno de los sofás y vuelves a cogerme de la mano, mientras sonries y empiezas a hablar...

-¿Ves como si sabías bailar?, créeme, te movías divinamente

-Bueno, creo que tu has tenido bastante que ver con eso.

-(sonriendo)¿Yo? no, has sido tu, todo el merito es tuyo, sabes bailar y acabas de demostrarlo, créeme, era el chico más envidiado de la pista de baile, todos querían saber quien era la chica a la que abraza y con la que bailaba, y lo que es peor, todos querían mi puesto...

Vuelvo a ponerme como un tomate y antes de que me de tiempo a decir nada, me miras fijamente, te acercas un poco más y vuelves a hablar...

-(serio, en voz más baja ) Y aunque entiendo sus celos, he de decir que no pensaba dejarle ese puesto a nadie, y menos después de saber lo que se siente al tenerte abrazada, al tenerte tan cerca...

-( en voz baja) Bueno, he de decir que yo tampoco pensaba bailar con nadie que no fueses tu...

- ( sonriendo y nervioso) Está bien saberlo,y ¿Sabes que? Creo que hemos dado de que hablar bastante ahí fuera, por lo que... deberíamos... deberíamos hacer algo ¿No? aprovechar el tiempo quiero decir antes de que vengan a buscarnos...

-(sonriendo, y rezando interiormente para que hagas lo que creo que estás a punto de hacer)- ¿Ah si? ¿Aprovechar el tiempo en que?-te digo con ironía...

-(sonriendo y esta vez más seguro)-Tu déjame a mi.

Acercas tu rostro al mio, inclinas levemente la cabeza y justo cuando vas a besarme... ¡¡¡ME DESPIERTO!!!


¡¡Claro que era un sueño!!, ¡Una vez más! ¿Pero alguien entiende que me está pasando? Una cosa es que sea tan tonta como para seguir soñando contigo, como para seguir sintiendo esto que siento aunque no deba sentirlo, ¡¡pero otra muy diferente es volverme rematadamente loca!! Y eso es lo que me está pasando ¡¡Me estoy volviendo loca!!

Como si no tuviera bastante con soñarte todos los días cada vez que te veo, o cada vez que no te veo, ya ni si quiera puedo dormir sin que aparezcas en mis sueños, en fin, no es que me queje, pero es que me estoy volviendo loca...

Esto de soñar contigo...me está pasando factura, pero ya ves, aquí me tienes, aquí sigo soñando contigo...












domingo, 4 de marzo de 2012

Sigo soñando contigo parte 7

Hace un día precioso, es la fiesta de la ciudad y estoy con mis amigos pasándomelo en grande, de pronto, un amigo mio me abraza, en voz baja me habla, comienza a agradecerme algo, pero yo... yo no puedo escucharle, no puedo escucharle porque cuando miro al frente veo venir a otro amigo, y viene con el... con el chico con el que llevo soñando desde hace meses, mi amigo aún me tiene abrazada, aún habla pero yo solo puedo mirarle a él, su rostro, ha cambiado, han pasado por el varias emociones en un momento, sorpresa, tristeza, rabia, las lagrimas surcan sus ojos y aprieta los puños con fuerza, mi amigo aún me tiene abrazada y él, sin ni siquiera saludar a nadie agacha la cabeza y se va...

Yo me quedo aturdida, por mi mente corren cientos de preguntas, " ¿Que ha sido eso? ¿Han sido celos? No, no puede ser ¿Verdad? ¿Por qué iba él a sentir celos? ¿Acaso... acaso siente algo por mi?" Me digo a mi misma que no, pero que ya es hora de averiguarlo.

Por fin me decido, me suelto de los brazos de mi amigo, le digo que no tiene que darme las gracias por nada, aunque en realidad apenas sabía porque me las estaba dando, y me siento un poco culpable por no haberlo escuchado, pero no es el momento, ahora no puedo pensar en nada más, sin más les dejo ahí a todos y echo a correr...

Le atisbo de lejos mientras corro, y casi temo que me fallen las piernas por correr tan deprisa, pero es que me daba miedo no alcanzarle, no podía quedarme así, por fin llego a su altura...

-¡Espera!- le grito casi sin aliento

El, se da la vuelta despacio y vuelvo a ver en su rostro, la misma rabia, la misma tristeza...

-¿Si? ¿Que quieres?- me contesta con más dureza de la necesaria, casi con odio, me sorprende tanto que me encojo de miedo y empiezo a temblar, el parece darse cuenta porque de repente veo en sus ojos una pizca de remordimiento

Me decido a hablar antes de que el remordimiento pase y termine por odiarme por completo.

-Quería explicarte lo que ha pasado antes, lo que has visto.- ¡Dios porque empiezo así, ni si quiera puedo saber con certeza si está cabreado con eso y yo ya empiezo justificándome!

-¿Explicarme el que?- Vuelve a decir con tanta dureza de la que es capaz, pero esta vez noto que le falla la voz.

-Ya sabes... el abrazo que has visto antes.

-¿Que abrazo?, ¿ese que te estaba dando tu amigo durante más tiempo del que se considera aconsejable?- noto la ironía y la rabia en su voz, y de pronto dice: pues no se porque tienes que explicarme nada, tu y yo no tenemos nada ¿No?puedes abrazar a quien quieras sin darme ninguna explicación, total, no es algo que me importe- intenta parecer serio pero hasta el se ha dado cuenta de que se contradice, y sus labios hacen la mueca de una ligera sonrisa.

-(Sonriendo)-Ya, ya veo que no te importa.-Me acerco un poco más y casi susurrando le digo: Entonces si no te importa puedo irme ¿Verdad?, ¿Quieres que me vaya a abrazar a alguien?-Le reto.

-Parece dudar, pero de pronto contesta-Si. Vete.

Me doy la vuelta para irme, y antes de que me tiempo a desear que la tierra me trague se me coge del brazo y me detiene...

-(Gritando) ¡Espera!, ¡No te vayas!.

-¿No?¿No quieres que me vaya?

-No, no te vayas, quédate, abrázame a mi...

Doy un paso hacia delante y antes de que me de tiempo a hacer nada el ya me ha rodeado entre sus brazos, y me sostiene y me aprieta como si nunca quisiera dejarme ir.

Cuando me suelta, demasiado pronto para mi gusto, me coge de las manos y me acaricia el dorso con los pulgares, me mira y ambos sonreímos, el abrazo me ha vuelto valiente y decido hablar un poco más.

-Admite que estabas cabreado cuando has visto el abrazo.

-(Sonriendo)-Si, lo admito, y antes de que me lo preguntes, si, también admito que estaba celoso.


... ¡¡Y ENTONCES ME DESPIERTO!! Sí, que nadie se emocione, solo era un sueño, ¡¡que iba a ser si no!!, todos sabemos que lo que ocurre en ese sueño es imposible que ocurra en realidad, porque él, es él...el chico que nunca se fijaría en alguien como yo, y yo solo soy yo, la chica que un día se atrevió a dejarle entrar en su corazón, y que sigue soñando con el como una idiota, de día, de noche, en el desayuno, en la comida, en clase, durmiendo... da igual el momento, sueño con el todo el tiempo, incluso cuando duermo, creo que mi inconsciente ha aceptado que nunca será mio y ha decidido darme estos momentos sueños, ha decidido hacerme un poquito feliz, aunque sea mientras duermo...

Pero eso no significa que me contente con eso, no, que va, durante el día sigo torturándome, sigo buscándole con la mirada a cada paso, temblando cada vez que esta cerca o cuando me habla, no lo hago a propósito, ojala pudiera controlarlo, ojala pudiera decidir no mirarle o no temblar, pero no puedo, como el otro día, nuestros dedos se rozaron por unos segundos por error, y yo me eche a temblar mientras un escalofrió me recorría el cuerpo entero mientras me paralizaba y hacía que me bombeara la sangre a mil por hora al mismo tiempo.

Y no pude quitarme ese roce de dedos de la cabeza en todo el día, no he podido borrarlo de mi cabeza desde entonces...

Por lo que, ya ves, aquí sigo, soñando contigo, cuando no es sobre algo que nos pasa, es sobre lo que mi cabeza se imagina, o lo que mi corazón espera...

¡Y LA CULPA LA TIENES TU!, si, ¡tu!!, por ser todo lo que me gusta, No...¡¡LA CULPA LA TENGO YO...!! Por haberme atrevido a sentir esto que siento por ti, por no ser capaz de evitarlo, y por seguir aquí, soñando contigo...





Recibe mis entradas por correo electrónico