sábado, 19 de marzo de 2011

Las risas...

Y volvimos a reir, y entre risas, nos mire de nuevo, y observe como intentaba aferrarme a vosotros, como me concentraba en memorizar cada uno de los detalles, y entre esas risas, yo me volvia a sentir bien, de repente ya no me sentía frágil ni vulnerable, ya no sentía miedo, solo paz, y la certeza absoluta de que estuviera donde estuviera siempre os llevaria conmigo, esas risas las tenía grabadas con fuego en mi piel, y sentía que en el momento final, cuando mis ojos se cerraran, no escucharia musica celestial, ni angeles, ni pitidos parpadentes de una luz cegadora, solo las risas, donde quiera que me llevara el camino, si es que lo había, las risas, vuestras risas, nuestras risas, me acompañarían...

Entonces, cerre los ojos, y todo fue como habia imaginado, el camino, vuestras risas y yo, y en el ultimo instane, sonreí, no se me ocurría mejor manera de abandonar el mundo...

Recibe mis entradas por correo electrónico