lunes, 19 de abril de 2010

No puedo olvidarle, no se como hacerlo....

Marga subía las escaleras hacia la planta superior de su casa llorando, Dani, su hermano, ni siquiera había oido la puerta, cuando se fué echó un rápido vistazo a la habitación y le vió jugando a la consola, a la guerra de no se qué, y como ella había imaginado, sus manos aun no se habían despegado del mando.

Dani, oyó por fin ruido en el pasillo, levantó levemente la vista justo cuando su hermana pasaba por la puerta, y allá iba ella, como un espectro, perdida en su mundo, sin su alegría habitual, y sin su "Hola mocoso" o " ¿Todavia jugando enano?" o al menos, algo parecido a eso que el fingiria no escuchar o contestaria con alguna que otra estupidez, rápidamente, dejó el mando en el suelo y corrió hacia su habitación, alli se la encontró tendida en la cama llorando desconsoladamente...

*Marga... titubeo el asustado, ¿Que te pasa?

+ Nada, no te preocupes-contesto mientras se le quebraba la voz

* Vamos dime que te pasa, se que piensas que solo soy un crio, que lo unico que hago es jugar a la consola todo el día sin preocuparme por nada más... pero soy tu hermano, me lo puedes contar... Te prometo que no le dire nada a papa

+ (sonriendo...)Tienes 13 años Dani, eres un crio, y si, lo único que haces es jugar a la consola je je

* Vamos Marga, cuentame, ¿Por que estas asi?

+ ¿Has tenido novia alguna vez Dani?

*... No

+ Yo si, Maikel, ¿Te acuerdas?

*Claro, ¿Por eso estas asi? ¿Por que aun le quieres y ya no estais juntos?

+Si, mas o menos por eso.

*¿Tanto le quieres?

+ Si, ¿Tu te acuerdas de como se querían papá y mamá?

*Claro que me acuerdo, la tía Claudia decía que seguían mirandose como el primer día...

+Si, cuando estaban juntos, y les observabamos a escondidas, era como si no hubiese nadie más en el mundo, se adoraban el uno al otro, mientras otros padres se separaban, ellos se querían cada día más, siempre estuvieron unidos, y lucharon juntos hasta que el cancer consumió a mamá... Tras su muerte, a veces pensaba que un día despertariamos y que papa se habría ido con ella, que no habría aguantado más su ausencia y en un instante de locura se habría suicidado, por suerte, nos queria demasiado como para hacer algo asi...

Dani a estas alturas de la conversación también lloraba, Marga se dió cuenta, e incorporandose le abrazo y le dijo:

+Lo siento Dani, te estoy poniendo triste.

*No te preocupes sigue, ¿Que tienen que ver papa y mama contigo y con Maikel?

+Pues que asi nos queriamos Maikel y yo, o al menos asi le quería yo, cuando te enamoras, todo lo demás deja de tener sentido, ya podía caerse el mundo, que si a mi me pillaba abrazada a él, el mundo podía hundirse si quería, a veces con pasar un instante al día con él mi día tenía sentido, otras veces era como una droga, no importaba lo lejos que estuviera o las dificultades del camino, yo iba corriendo y me conformaba con las migajas que el me diera de su cariño... Dani, fueron tantos momentos, tantas cosas que por mucho que intente explicarte no podras comprender, porque enamorarse es algo mágico y único que solo sentimos cada uno cuando nos pasa, que no tiene explicación y que por muchas palabras que digas te quedaras corto en la descripción... Para que te hagas una idea el resumen vendría a ser algo asi como: Quería casarme con él, pagar una hipoteca, discutir sobre los arañazos del coche, tener hijos con el, buscar un lugar bonito para pasar las vacaciones, envejecer a su lado, cuidarle cuando estuviera enfermo, sonreirle cuando se pusiera cascarrabias y por fin un dia cerrar los ojos y descansar eternamente...

Ambos se quedaron unos instantes en silencio, y alzando la voz, Marga continuó...

+ ¡¡Y ahora no podré hacer nada de eso con él!! Porque hace 15 meses, 24 días, 6 horas y 30 minutos, que decidió dejarme, hace 15 jodidos meses que decidió liarse con Karen y a mi dejarme hundida en la miseria, porque solo es un imbecil que me destrozó la vida, que me engaño con otra y me abandonó, a pesar de haberme prometido que siempre me querría, que me cuidaria todos los días del resto de mi vida... y a pesar de todo esto, yo le sigo queriendo, aunque sienta que desde aquel 19 noviembre yo ya no vivo, sobrevivo, ¡aunque me falte el aire en los pulmanes cuando veo alguna foto nuestra, aunque me despierte sudando y temblando cada vez que sueño con el! Si Dani, sueño con el, sueño con el y le quiero a pesar de que aprovecha cada vez que paso por su lado para rodear a Karen y besarla mientras observa mi reacción, y no puedo olvidarme de él, no puedo aunque me este destruyendo la vida, porque a pesar de todo esto, si el me llama y me dice: Marga ven... se que acudiré corriendo a su lado como una perrita en celo, y no quiero Dani, no quiero, porque ha llegado un momento que no me merece la pena sufrir tanto por el, no sabes en que se ha convertido, ahora comete delitos, roba, pasa droga y se ha jugado la vida tantas veces que a veces es increible que siga aqui, se que no es el Maikel del que yo me enamoré, pero aun asi, se me remueve el alma cada vez que le veo, como esta tarde, le he visto con Karen en el parque donde me beso por primera vez, estaban juntos, abrazados, y te juro que por un momento, he creido que me desmayaba ahi en medio, no puedo olvidarle Dani, no se como hacerlo y me estoy volviendo loca...

Se desplomó en los brazos de su hermano llorando, el la abrazo en silencio... a fin de cuentas... ¿Que podía decirle?

domingo, 11 de abril de 2010

La pequeña Daisy


Daisy jugueteaba en el frío parquet de madera del salón con Jackelyne, su muñeca preferida y una mugrienta manda de color marrón posada junto a su regazo, que nunca soltaba por más que su madre insistía en lavarla. Pero Daisy no pensaba soltarla jamás, la manta había sido de su padre cuando era pequeño y llevaba bordado su nombre, Jack, y este se la había entregado la noche antes de que partiera según le habían dicho a la pequeña, a un país llamado Afganistán que estaba en guerra.

De aquella lejana noche, Daisy sólo recordaba su propio llanto mientras le preguntaba a su padre porque se tenía que marchar... ¿Por que te vas eh? Tu no eres Afgano o como se diga, ¿Que pintas tu allí? Jack, no supo que responder, solo atino a darle la manta diciendole que la abrazara cada vez que se sintiera sola o lo echara de menos, y que él, desde donde estuviese, recibiría el calor de su abrazo y eso lo protegería... Aquella noche, Daisy se durmió abrazada a su madre, Rachel, y a la mañana siguiente, su padre, ya se había marchado.

Su madre, se asombraba cada día de la voluntad e inocencia de su hija, la cual, abrazaba la manta durante todo el día y toda la noche, con la certeza absoluta de que de esta manera, su padre, regresaría a casa sano y salvo pronto...

La marcha de Jack las había unido más aún, solo se tenían la una a la otra, pero Rachel, no sabía que haría si Jack no regresaba, ahora ella y la pequeña Daisy sabían que la vida de Jack dependía de un hilo muy fino que se podía romper en cualquier momento y las dos perderían demasiado si eso sucedía... Mirando el reloj, alejó de su cabeza esos pensamientos...

*Daisy, ya es hora de acostarse cariño

* Si mamá- contestó al tiempo que se levantaba de un salto con la manta y la muñeca en la mano.

Ya en la habitación, Rachel la arropó y desde el quicio de la puerta observó como Daisy besaba la foto de Jack y abrazaba la manta una vez más dispueta a dormir. Antes de que cerrara la puerta, Daisy la llamó:

*¿Mamá?

*¿Si cariño?- Contestó acercandose a la cama

*¿Crees que papá se ha olvidado de nosotras? Puede que allí, en la guerra, tenga muchas cosas que hacer y no tenga tiempo de acordarse de nosotras...

*Daisy-susurró Rachel- ¿Como puedes pensar eso? Claro que se acuerda de nosotras, y nos echa de menos, oyeme bien, no hay nada, absolutamente nada, ni el tiempo, ni la distancia, ni otro país, ni una guerra, nada, ¿Me oyes? NADA, que pueda hacer que tu padre se olvide de nosotras, y mucho menos de ti, porque te quiere con toda su alma cielo, estoy segura de que se acuerda a cada minuto de ti, y de que reza cada noche para que crezcas sana y feliz para que cuando vuelva, sigas siengo la niña guapa, encantadora y feliz que el dejó aqui al marcharse, su dulce princesa, como el siempre te llamaba...

Se miraron a los ojos, envueltos en lágrimas, y Daisy contestó:

*¿Tu crees?

*Claro que sí cariño

*Es que a veces le siento cerca, como si nunca se hubiese ido, pero a veces no siento nada mamá... Pero tienes razón, es imposible que se haya olvidado de nosotras.

*Claro que es imposible, hasta mañana cielo. Que descanses. Y recuerda que tu padre siempre está contigo, aunque a veces no lo sientas asi, pero esta siempre aqui contigo en tu corazón.

*Hasta mañana mamá.

Cuando su madre salió de la habitacón, Daisy abrazó la manta con mucha fuerza y cerró los ojos.

Al mismo tiempo, a muchos kilomentos de allí, Jack, entreabrió los ojos, una enfermera se acercó a él.

*¿Como se encuentra Sargento?

*Aturtido... ¿Que ha pasado?

*Hace una semana recibió dos impactos de bala, ha estado incosciente desde entonces, la verdad es que temiamos por su vida, ha tenido usted mucha suerte...

Jack sonrió, sabía que eso era cosa de su pequeña Daisy...

sábado, 3 de abril de 2010

El único misterio...


Hola, hace mucho que no te hablo, el mismo tiempo que no te veo, por eso te escribo esto, tal vez sea la forma más cobarde de explicarte lo que siento, pero es la única que he encontrado, la única forma en que me atrevo, además, siempre será mucho más valiente que estar como hasta ahora, sin decir nada, imaginandote en los rincones de la ciudad, taladrandome el cerebro a preguntas y disculpas, pero callado, y precisamente por ser asi, he estallado, porque te digan lo que te digan, yo no estallo porque si, porque tenga mal caracter, o porque nunca haya salido de la rebeldía adolescente, a pesar de que con los años peine canas... he estallado por estar en silencio demasiado tiempo, por estar ahogando con whisky las palabras, por esperar que al dormir se me olvidasen los problemas y al despertar no encontrara rastro del axfisiante nudo que encogía y encoge mi garganta...

Y es que cuando te conocí caí en la gran trampa que se ha inventado para la humanidad, el amor, donde yo juré y perjuré durante años que no caería, que a mi no me iba a pillar y no se cuantas tonterias más, tonterias que por cierto se me olvidaron al verte... Cuando te ví, sentí como una descarga electrica que invadía mi cuerpo, de repente ya no había nadie más y mis ojos solo buscaban esos ojos de color miel que iluminaban la habitación como un foco de neón, y sin saber como, me vi de repente hablando contigo, riendo, durante horas, y por un instante te mire de nuevo y algo dentro de mi, me dijo que eras tu... que si por alguien yo caía en esa gran trampa iba a ser por ti, y yo no quería eso, y me asuste, y como pude me escabullí, pero dicen que nadie puede eludir a su destino, o tal vez fui yo quien me empeñe en no evitarlo, no lo se, puede que nunca lo sepa, el caso es que me volvi a tropezar con esos ojos de color miel y en unos días cai, ya solo existías tu, las horas se hicieron minutos, el mejor abrigo eran tus abrazos, y tus besos el mejor alimento, la maraña de las ondas de tu pelo era el mejor entretenimiento mientras mirabas a las estrellas y me contabas historias de dioses que solo tu habías oido, y yo te escuchaba divertido, ocultando las manos en tu pelo pero sin mirar al cielo, porque la vista más hermosa la tenía ante mis ojos y no ahí arriba...

Todo era bueno en ti, hasta cuando estabas cabreada, eras perfecta, tal vez porque nunca te duraron mas de dos minutos... lo cierto es que todo lo que nos rodeaba, inclusive lo nuestro era bueno y perfecto, y yo no podía creerlo, era como una historia de pelicula de esas en las que el amor incondicional siempre triunfa a pesar de los obstáculos, y puede que por esa perfección, al final todo falló, porque hoy se que esa perfección tan bien disimulada, solo ocultaban fisuras que habían sido cosidas a conciencia por tus manos, o quizá por las mias, pero si me lo permites, yo creo que en realidad por las tuyas, porque yo habría dado la vida por ti si me lo hubieras pedido, o aunque no lo hubieras pedido yo lo habría hecho, entonces no se explica el caótico final, no puedo entender la frialdad con la que me mirabas en los ultimos meses, tus ojos ya no decían nada, tus abrazos resultaban frios, y tus labios parecían estar envenenados, porque apenas volvieron a rozar los mios...

Nunca entendí la frialdad con la que te marchaste, con tu maleta llena de tus cosas, y dejando la mia llena de sueños que quería cumplir contigo y que ya nunca se realizarían, con tus labios sellados, sin ninguna explicación por más que te suplique que me explicaras, y sin mas, sin apenas mirarme, dijiste adios y aquellos ojos color miel salieron de mi vida...

Cuantas veces te llamé o intente buscarte, pero tu te preocupaste de borrar todas tus huellas, y entonces te sentí como un huracan, un huracan que había pasado por mi vida y al marcharse ya solo quedaba el horror y la desgracia...

Se que no podré enviarte esta carta, porque como un huracan, te fuiste con el viento, y solo tu sabes donde estas, pero tal vez, me libere haberla escrito, y solo concluyo escribiendo lo que me gustaria decirte si te encontrara, que te amé, te amé como nunca había amado, que no se si podre amar de nuevo alguna vez en mi vida, y tal vez mi único error fue amarte demasiado, te pido disculpas si tanto amor te agobió o te vino grande, pero yo solo se amar asi, dandolo todo y entregandome por completo, no puedo dosificar el amor como se dosifica el champú, tu al parecer si sabías, bien por ti si es lo que tu prefieres, pero yo no, yo necesito que me amen tanto como el alma permita amar, y a lo mejor no hay mas error que nuestras almas, tal vez, eramos dos almas únicas y especiales que nos amamos sin deber de hacerlo y eso nos destrozó por dentro, tal vez el único misterio de nuestro fracaso, es que tu no eras la mitad de mi alma y yo no era tu otra mitad...


Recibe mis entradas por correo electrónico