sábado, 21 de febrero de 2009

Que hacer con nuestra cartilla...

La vida esta llena de personas que nunca se olvidan, de pequeños momentos que siempre nos acompañan, de sonrisas que siempre nos haran sonreir, de lagrimas que siempre nos haran llorar, de lagrimas que nos haran sufrir...de abrazos que siempre nos haran soñar.

Vivir es lo más bonito que tiene la vida, cada persona es un nuevo reto, pero a su vez el mejor regalo que podemos desear...

Nacer es como abrir una cartilla de ahorro, tuya propia, de nadie más, esa pequeña cartilla que cada día se va llenando poco a poco con cada nueva persona que conocemos, con cada persona a la que amamos, con cada amigo con el que reimos, con cada sueño cumplido, con cada fracaso, con cada sonrisa,con cada lagrima, con cada persona que ya no esta, con cada abrazo...

Lo bonito de esa cartilla, es poder hacer al mundo participe de ella, una cartilla vacia no sirve para nada, una vida vacia tampoco, por eso tenemos que vivir, vivir y disfrutar la vida, y abrirle al mundo nuestras puertas, porque algun dia, esa cartilla se cerrará para siempre, y si esta vacia nadie te recordara despues de tu muerte, y es cierto eso que dicen, que mientras nos recuerdan...seguimos vivos.

sábado, 14 de febrero de 2009

Nada tiene sentido si no estas

LLevo media vida persiguiendo mi sueño, hoy lo he conseguido, hoy comenzó el día siendo el más feliz de mi vida, pero se truncó, es increible como nos cambia la vida en apenas unos segundos, debería saltar, gritar y contarle al mundo que los sueños se cumplen, pero no puedo, porque ahora mismo tu no estas para saltar conmigo, ahora estás dentro de ese quirofano debatiendote entre la vida y la muerte.

Lo siento pero no, me resisto a creer en casualidades y destinos, hoy odio a la vida y a la persona que te ha hecho esto, no se quien puede querer hacerte daño a ti, a mejor persona del mundo, a una persona capaz de luchar contra el mundo con sus propias manos por cualquier persona que le importe, no entiendo como alguien puede querer hacerte cerrar esos ojos de paz que tienes.

Hoy le grito a la vida mi dolor, la vida es injusta, nunca te deja un segundo de paz y tranquilidad, cuando crees que todo va bien, todo se vuelve a torcer, y a veces de la manera más dolorosa que jamás llegaste a imaginar.

Es curioso que mientras por primera vez yo sonreía en mucho tiempo, a tí te estuviesen haciendo esto, siempre creí estar tan conectado a tí que creí siempre sería asi, que nunca acabaría, nunca pude imaginar que mientras yo sonreía a ti podían estar haciendotelo pasar mal al mismo tiempo.

Nunca pude imaginarlo porque de haberlo sabido habría echado a correr en dirección contraria dejando atras mi sueño, y habría ido a buscarte, y ese tiro no te lo habrían dado a tí, si no a mí. Y entre delirios en la ambulancia te habría dicho cuanto me importas una vez más, y ahora todo tendría más sentido.

No se si..mientras estás acostada en esa cama mientras te operan, tu alma sigue por aquí y me estás viendo, si es así, ójala puedas oirme, porque necesito que sigas luchando, necesito que vuelvas conmigo, porque nada tiene sentido si no vuelvo a ver esos ojos, si no vuelvo a contagiarme con tu sonrisa, porque ya ningún día tiene sentido si no estás.

jueves, 5 de febrero de 2009

A veces para saber de verdad como está alguien, solo hay que prestar mas atencion a los gestos, a la mirada, a todo lo que no se dice, porque a veces una mirada dice más que mil palabras, un silencio aporta más información que una larga conversación, porque generalmente las palabras más sinceras se dicen en silencio...

Porque hay días que salimos a la calle sonriendo y en el fondo, solo deseas que alguien te diga " ven aquí conmigo" y poder llorar en sus brazos y desear que no te suelte jamás, porque un día te das cuenta de que no se puede decir siempre todo lo que pensamos y aprendes a guardar tus pensamientos dentro de ti aunque sabes que al final todo lo que no dices te quemará.

Porque hay palabras que duelen, miradas que matan, gestos que humillan, porque cuando todo se junta en un día ese día duele, pero vuelves a callarte porque el dolor acobarda, paraliza, entonces vuelves a pensar que no tienes derecho a quejarte, y mientras nos ahogamos poco a poco en nuestra tristeza nos cubrimos con la manta de las apariencias para que no se note, para que sigan sin preguntar, para eludir la realidad...

Porque un día descubres que eres capaz de dejar tus lagrimas a un lado para secar las lagrimas de otro, sin pedir que nadie te seque las tuyas, tan solo apartandolas y guardandolas para los momentos a solas...

Porque al final te das cuenta de que la soledad es tu compañera de vida...

Recibe mis entradas por correo electrónico