domingo, 28 de diciembre de 2014

NO SOY UNA BUENA PERSONA (PARTE 2)

-Oli ¿Y tu a que edad perdiste la virginidad?

-A los 16, con mi novio de aquella época.

-Ohh ¿Y como fue?

-Un desastre,como todas las primeras veces supongo, fue bonita, pero fue un desastre. Ninguno de los dos parecíamos saber muy bien que teníamos que hacer o decir, así que terminamos improvisando con todos los resultados desastrosos que ello conlleva. 

-(sonriendo) Bueno, casi todas las primeras veces son así al principio.

-Si. Seguro.

Sus amigas continuaron hablando y riendo, de otras supuestas primeras veces de ellas y de otras personas, pero Oli no escuchaba, su mente estaba ya muy lejos...

Deberían darme un premio, que bien me ha quedado siempre esa historia, casi puedo creérmelo y verme titubeando ante el momento con otro adolescente. Casi. Pero no puedo. Por muchas veces que repita esa mentira, por mucho que parezca convertirse en verdad. A mi no puedo engañarme. Solo yo se lo que pasó, ya solo quedo yo para recordar aquella historia.

La virginidad. Perdí la virginidad antes de saber lo que era perderla, demonios,antes incluso de saber que narices era la virginidad. Aquello solo era sangre. Algo que demostraba lo que mi mente ya intuía, que aquello que había sucedido no solo dolía, también era sucio. Pero no sabía que tenía un significado, no sabía que todas las mujeres del mundo hablaban de ello alguna vez.

¿Y como iba a saberlo? Solo era una niña. Una niña que fue entrenada para mentir sobre los golpes y los moratones. Pero una niña al fin y al cabo. Quizá después de tanto tiempo viviendo entre golpes debía haberme dado cuenta de que algo iba mal, pero no lo hice. El cambio fue tan despacio, tan sutil que no noté nada. No percibí que me miraba distinto, ni sospeché cuando su mano se quedó más tiempo en mi muslo del debido tras disculparse por pegarme de nuevo. Yo solo pensaba en el dolor que sentía tras las palizas. Mientras me recordaba que debía ahogar los sollozos y que tenía que intentar no enfurecerle de nuevo. 

Por eso no entendí nada cuando abrió la puerta de mi habitación aquella noche, ¿Por qué me miraba cargado de odio? Había sido buena. Y él nunca me pegaba si yo era buena ¿No? Pero no venía a pegarme, no sabía a que venía pero desde luego no era a pegarme. Estaba cerrando la puerta y él nunca cerraba las puertas ni las ventanas cuando lo hacía, total, nadie venía nunca a salvarme.

Aún hoy  me pregunto por qué lo hizo, quizá quería evitar que escapara. Pero... ¿Como podría? Aquella casa ya era una prisión, y él mi carcelero. Recuerdo como crujió el colchón cuando se subió a la cama. Aún hoy al acostarme cuando cruje el colchón bajo mi peso miro hacia los lados para asegurarme de que no está. 

Aquella noche todo cambió. Yo no sabía que era aquello,pero si sabía que dolía y que otra forma de tortura había nacido. Años después lo supe y el que las cosas empezaran a tener sentido no cambió la realidad. 

Mi realidad. Mi infierno. Un infierno que me acompañó incluso cuando me fui de aquella casa, nunca me ha abandonado. Se vino conmigo a su entierro. A ese entierro en el que no pude llorar por mi carcelero. Por primera vez no pude fingir delante de los demás...

-Oli, Oli... ¿Estás bien? Te estamos llamando desde hace rato...

¿Eh? Si, perdona. Estaba distraída.

No, no estoy bien, os he mentido. Me enseñaron a mentir y con el tiempo he perfeccionado la técnica. Sigo siendo una mentirosa y supongo que eso sigue dando muestras de que no soy una buena persona.




miércoles, 17 de diciembre de 2014

NO SOY UNA BUENA PERSONA

No soy buena persona. Al menos eso pude ver en sus ojos esta tarde cuando me miraban acusadores. Taladrándome. Supongo que esperaban que llorase y que me fallasen las piernas cuando el enterrador cubriera para siempre el hueco que albergaba su ataúd. Pero no podía llorar. Por eso me acuchillaban con la mirada. Casi podía leer en sus ojos ¿Qué demonios pasa contigo? 

Demonios. Eso tengo yo en mi interior. Demonios perdidos entre sombras, ocultos bajo una capa de cemento en forma de hostilidad. Hostilidad. Eso creen que me pasa. Casi les oigo susurrar "Siempre fue una desagradecida" ,"Siempre tan seria, tan hosca..." ,"No venía por aquí, no le quería". 

¿Y ellos que saben? No creo que sepan  que se siente cuando muere alguien que odias. No saben lo que es ir a su funeral solo para asegurarte de que es cierto.  Quedarte petrificada mirando la vitrina y no sentir pena. Que no te caiga ni una lagrima cuando a ojos de los demás deberías ser la que más estuviese llorando. Al fin y al cabo, todo el mundo llora por la muerte de su padre. ¿No?

Si, es mi padre, pero no puedo llorar. A lo mejor mi terapeuta tiene razón y no le he perdonado, o a lo mejor es que me dejó sin lágrimas. Igual acabé con las existencias de mi lagrimal cuando me freía a patadas, será eso. Nunca fue fácil aparentar que no dolía cuando lo hacía, a veces lloraba antes de que empezara, oía el tintineo de sus llaves y mi mentón empezaba a temblar mientras era surcado por dos lágrimas de aviso.

Ellos, los amigos y familiares lejanos si están llorando. Claro, ellos eran ante los que fingía ser una niña feliz cuando estaban delante. Nunca se enteraron de las amenazas para que no hablara, ni de los golpes que la acompañaban vaticinando lo que vendría después si se me ocurría hablar. Así que fingía,los dos lo hacíamos. Cuando teníamos público, eramos la familia perfecta. Aún recuerdo como nos felicitaban por lo bien que nos habíamos acostumbrado al cambio. Con el cambio se referían a mamá. Nos dejó demasiado pronto. Un día salió a la calle y un coche la atropelló. Inconscientemente siempre sentí que me había abandonado. Supongo que algo me decía que ella al fin era feliz y yo no. A lo mejor fue ahí cuando deje de ser una buena persona.

Creí que siempre sería así, el infierno y el cielo, casi me había acostumbrado a la mentira. Pero estaba equivocada, las cosas fueron a peor. Crecí. A mi maldito organismo no se le ocurrió parar mi crecimiento, decidió que sería como todas las chicas y que crecería. Y crecí. Y empezó a visitar mi cama por las noches. Y ahí descubrí que el infierno siempre puede ser peor.

Un día me marché. Y a los ojos del mundo me convertí en la hija desagradecida que abandonaba a su padre. Ahora había muerto solo y todos me miraban pensando que yo debía haber estado ahí. Y para colmo no he llorado. Por eso sus ojos me gritan "No eres una buena persona". Y casi me rebelo. Casi.

Pero a estas altura la verdad no va a hacerme libre,ni mejor, ni más feliz. Así que lo dejamos así. "No soy una buena persona".




lunes, 15 de diciembre de 2014

Yonki del amor

-No crees que seas digna de amor, cuando piensas en tu vida nunca te ves en una casa con jardín y cerca blanca, ni con un hombre maravilloso a tu lado haciendo barbacoas mientras observáis de lejos a vuestros tres o cuatro niños jugando con el perro. Y aunque no te atrevas a decirlo en voz alta en el fondo te gustaría una historia parecida aunque no te guste mucho la estampa de familia idílica americana. Siempre dices que no te van nada para la vida real las historias de cuento ni los convencionalismos y usas eso para tapar la verdad. Usas eso como excusa oficial y la recitas en voz alta hasta que te la crees lo suficiente como para convencer a todo el mundo.

Pero es mentira, no te imaginas esa vida porque no te ves capaz de conseguirla. Estas completamente convencida de que no atraes a nadie, de que cuando pasas eres absolutamente indiferente. Y para colmo crees conocerte. Sí. Crees. Y digo crees porque cuando piensas en ti crees que solo eres tus defectos. Por eso piensas que eres incapaz de hacer feliz a otra persona y que solo provocarías dolor y sufrimiento porque eso es lo que eres tu, frío y oscuridad.

Por eso cuando crees que alguien te quiere te vuelcas casi pensando ¿Como desaprovechar un milagro así?. Y justo por eso has sufrido tanto, por aferrarte a clavos ardiendo que escondían dardos y espinas detrás, lanzas envenenadas que todos veían y que tu te empeñaste en ocultar. 

¿Te acuerdas cuando a todos les daba miedo aquel tipo? Tu no veías nada malo, te dejaste envolver y acabaste casi enganchada a quien hoy día piensas que es casi un psicópata. Puede que ahora hayas madurado y ya no te dejes cegar por los sueños que aquella vez te eclipsaron. Sí. Sueños. Pensabas que te miraban por primera vez, que realmente te veían y eso te impidió ver lo que hoy te aterra aunque tampoco te atrevas a decirlo en voz alta.

Ojala ese hubiese sido tu único error, pero no lo fue. Ves un precipicio y te tienes que tirar al vacío sin arnés ¿eh? Y vaya si lo hiciste,en tu historial hay de todo: Desde un rey al que resultó darle igual que reino conquistar y que una vez más te diste cuenta tarde, hasta impostores que podrían competir con el mismísimo Hermes.

En el fondo no eres más que una yonki del cariño y del amor, una droga que no crees merecer y que deseas tanto que cuando la vislumbras, te tiras hacia el fondo sin arnés y  sin botiquín ni equipo de rescate. Por eso te cuesta tanto recomponerte cuando te quedas masacrada, ya que a pesar de tus fracasos y aunque seas cuidadosa durante un tiempo, en el fondo nunca prevés que esto pueda volver a pasar y cuando pasa no estás preparada para la derrota.

Y antes de que los demás puedan darse cuenta renaces como el ave fénix, tu sola, sin ayuda, ya que como no podía ser de otra forma no la pides porque una vez más piensas que no eres tan importante como para irrumpir en la vida de otra persona solicitando auxilio.  Y acabas como una de aquellas vasijas antiguas que a pesar de sus grapas uniendo sus pedazos uno las mira y las ve más destrozadas que antes.

-(con la voz entrecortada) ¿Has terminado?

-Sí, he terminado, así eres tu. ¿He acertado?

-(con la voz entrecortada y los ojos llenos de lágrimas) No has dado ni una. 




miércoles, 10 de diciembre de 2014

SU RISA

Cuando ríe,ese es mi momento favorito,cuando deja caer su cabeza hacia atrás y sus ojos comienzan a achinarse. En ese momento sus carcajadas resuenan por la habitación casi haciendo eco y por un momento parece que las cuerdas vocales se inventaron para eso.

Es entonces cuando me doy cuenta de que haría lo que fuera por asegurar esa sonrisa,por seguir oyéndola el resto de mi vida. Me doy cuenta de que cuanto más ría,más feliz será y más feliz hará a sus congéneres. Igual ese es el secreto para ser feliz el resto de su existencia, cuanto más ría ahora, más feliz será después. O quizá no hay que irse tan lejos, quizá cuanto más ría ahora más pueda contagiar su risa a los demás y más carcajadas resonarán en las habitaciones. Y quizá así los dramas de esa época acabarían para el y para todos.

Eso sería maravilloso cientos de niños riendo, si hablaba de niños. Ya que... ¿Acaso hay algo mejor que la risa de un niño? Me atrevería a asegurar que no, su risa debería ser algo sagrado, el bien más preciado por el que luchan sus padres y el resto del mundo. Debería ser una responsabilidad global, un objetivo, tratar de evitar sufrimientos a los niños.

Son niños al fin y al cabo, están en los mejores años de su vida, los más tiernos, los más inocentes, nadie debería arrebatarles esa inocencia, esa infancia. Los niños no deberían saber lo que es el miedo,  y no hablo del miedo a la oscuridad o a los monstruos, si no el miedo real. No deberían sentir miedo de estar a solas en la oscuridad, ni deberían conocer con total certeza que si, que existen los monstruos y desde luego no deberían ser nunca carne de cañón de estos.

Nada ni nadie debería ser la causa de su miedo y de su sufrimiento, pero desde luego sus ejes principales,su familia, no tendrían que ser los que lo provocaran, si no los que trataran de evitarlo a toda costa. Son los que tendrían que darles cobijo y ante cualquier miedo son los que tendrían que susurrarles mientras les abrazan que al final...Todo va a salir bien.

La infancia es algo mágico,y hay que ser muy cruel para arrebatarle eso a un niño. Si les dejamos impoluta esa magia en su niñez,probablemente tendrán esa magia consigo para siempre. Aunque su vida después pueda ser difícil, o tengan en su vida adulta momentos de desolación, siempre podrán volver a su niñez para refugiarse. ¿O acaso nadie ha sonreído al ver a un niño reír? ¿Acaso nadie ha vuelto a navegar entre sus lejanos recuerdos al ver a un niño?

Respetemos a los niños, dejemosles ser niños y evitemos que sean adultos antes de tiempo,asegurémonos su risa, al final y al acabo, sagrada es la risa de un niño. Y como diría Miguel Hernández en esa "Nanas de la cebolla" que no le dedica a una cebolla como muchos programas intelectuales se cansan de decir mientras chirrían mis oídos al escucharles, si no a su hijo...

" Desperté de ser niño. 
Nunca despiertes. 
Triste llevo la boca. 
Ríete siempre. 
Siempre en la cuna, 
defendiendo la risa 

pluma por pluma."

miércoles, 3 de diciembre de 2014

TE NECESITO

Te necesito. Y no debería, porque  si hay algo a lo que no tengo derecho es a necesitarte. Me convencí para ser fuerte y resistir,  pero es obvio que no lo conseguí. Aunque eso no es culpa mía, la verdad es que no me lo has puesto nada fácil, la única reacción lógica a ti es necesitarte, soñarte.

Te imagino moviendo los ojos y chasqueando la lengua mientras lees esto. Soltando algún resoplido de cuando en cuando mientras piensas algo parecido a...está pirada. Quien sabe, puede que lo esté. Es más me atrevería a decir que los dos sabemos que lo estoy, pero mira lo que a lo mejor no sabías es que soy una pirada enganchada a ti. Sorpresa. ¿Que bien eh?

No te haces idea de lo fácil que es dejar volar la imaginación y soñar contigo. Se me pasan las horas sin darme cuenta. Hasta que despierto en la realidad. Y me doy cuenta de que llevo horas soñando contigo sin merecerlo, soñando con una vida que nunca va a ser mía. Arrastrándote a mis estúpidos sueños, en los que no estarías si no fuera por la loca imaginación de mi cabecita que te obliga a estar ahí.


Es como si estuviera ocupando el hueco de otra persona en tu futura vida y ese pensamiento lo hace todo peor. Hay que ser masoca. Pero ya ves, así soy yo, una masoca que parece que no puede pasar por un precipicio sin tirarse al vacío. Aunque supongo que eso ya lo sabes.


Pero... ¿Sabes qué? Es bonito sentir, de la manera de que sea, por eso no me arrepiento ni culpo al atrevido de mi corazón por esto. Es cierto que últimamente necesitarte se esta volviendo algo casi doloroso, como cuando creo que me ahogo cuando noto que te pierdo, pero aún así es bonito. Además, si esta locura que me remueve por dentro va dirigida a ti, merece la pena. Aunque me ahogue, aunque duela, porque tenerte en mi vida de cualquier forma hace que merezca la pena todo lo demás. Incluso los ahogos causados por esta manía que tengo de necesitarte.

Y sobre todo, porque tengo una premisa: "Jamás me arrepentiré de sentir." Es como arrepentirse de estar vivo y eso no tendría mucho sentido. Así que me quedo aquí, sin esperanzas, no aspiro a tenerlas, no  creo que las merezca. Tan solo me quedo pensando en que ojala supieses, que aquí hay alguien que te necesita y a la que tendrás siempre, aunque tu imaginación no vuele como la mía y tu corazón no este tan loco como el mío, eso es lo de menos, siempre significa siempre, pase el tiempo que pase, ocurra lo que ocurra.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

MORALEJAS

-Y el ratón Doli-Doli aprendió que es mucho mejor decir siempre la verdad a la gente que le quería, porque mentir a la gente que queremos, es tan malo como odiar a nuestros enemigos.FIN.

-¿Te ha gustado cariño?
-Si mami, yo también voy a ser como el ratón Doli-Doli. ¡Nunca te mentiré!
-Je je je, eso está muy bien mi amor-dice mientras le arropa y le da un beso de buenas noches.
-Mamá ¿Me prometes que nunca me vas a mentir?
-Te lo prometo, ¿Y siempre cumplimos nuestras promesas verdad? 
-Siempre. Buenas noches mamá.
-Buenas noches Lucas.

La madre se encamina hacia la puerta, seria, pensativa, y cuando está cerrando la puerta oye a Lucas llamarla de nuevo, se obliga a sonreír antes de volverse.

-Mamá...
-Dime Lucas.
-¿Por qué yo no tengo un papá?

Kate se sienta suspirando y recuerda que no es culpa de su hijo que ella no pueda contestar a esa pregunta. Al menos por ahora.

-Pues verás Lucas,tu papá no está porque...porque está en el cielo. Antes de que tu nacieras el se puso muy malito y murió y entonces se fue al cielo. 
-¿Y por qué se fue al cielo? 
-Porque allí va la gente cuando muere, para seguir cuidándonos aunque ya no estén con nosotros. 
-Pero yo quiero verlo...¿Por qué tuvo que morir antes de que yo naciera?
-Eso...nadie lo sabe Lucas. Solo sucedió, un día todos tenemos que marcharnos allí, pero no hay manera de saber cuando.
-Nunca me has dicho su nombre...
-¿Que?
-Que nunca me has dicho como se llamaba papá. ¿Como se llamaba?
-...Pedro,se llamaba Pedro.
-¿Y me quería? ¿Tenía ganas de que saliera de tu tripita?
-(esbozando una sonrisa)-Si, claro que si, tenía muchas ganas de verte, y te quería mucho, siempre hablaba de ti. 

Lucas empieza a bostezar y Kate aprovecha el momento para terminar la conversación.

-(arropándole y dándole un beso de buenas noches) Vamos Lucas, a dormir que ya es tarde y mañana tienes colegio.

- Vale mamá, buenas noches.

Kate se va y cierra la puerta con cuidado, en el salón aún tiene los restos de la cena sin recoger y media copa de vino, se la bebe de un trago mientras se desploma en el sofá llorando. Acaba de mentirle a su hijo y no puede dejar de preguntarse que clase de madre haría algo así.

Pero ¿Que madre es capaz de mirar a su hijo y decirle que su padre es la persona que más odia en este mundo? ¿Como le  cuentas que su padre nunca le quiso? Que nunca supo de su existencia y que además tampoco la quiso a ella...

¿Como le explicas que solo era un monstruo  que la desposeyó de su humanidad una noche y que no ha vuelto a ser la misma desde entonces? 

Y lo más importante ¿Como le explicas que sabes que él nunca va a ser como su padre? Porque es lo único bueno que salió de aquel hombre, ¿Como le dices que tu le quieres más que a nada en este mundo y que no hay nada que pueda cambiar eso? Ni siquiera su padre.

No puedes, no hay manera de explicarle eso a un niño sin que salga herido. Por eso no se lo cuentas, callas, te inventas una historia, sonríes y te olvidas de aplicar las moralejas que le enseñas cada noche al leerle un cuento. 



domingo, 16 de noviembre de 2014

LUZ Y OSCURIDAD

Soy fuerte, lo sé. Y lo sé porque soy la única que conoce toda mi vida. Todos tenemos secretos, historias y reacciones a estas que no contamos, supongo que creyendo que si no las dices en voz alta no se hacen realidad, pero cuando vuelves a estar a solas, siguen ahí. Creo que son las únicas cosas que nunca te abandonan, hasta que las superas o aprendes a vivir con ellas, y yo lo hice. Hoy podría no estar aquí, pero lo estoy y por eso sé que soy fuerte y aunque nadie más lo sepa, yo no tengo ninguna duda, lo soy.

Y sin embargo, si soy así, ¿Como puedo flaquear tanto ante cada revés? Y ahora es cuando tu, que estas leyendo esto me dices que es normal, que hasta los más fuertes se sienten desfallecer alguna vez porque nadie es capaz de ser Clark Kent, pero créeme, solo lo dices porque no me conoces y si lo haces, no sabes como soy en realidad.

Creo que cuando se trata de mi, soy capaz de ver oscuridad en todo, vaya donde vaya. Y durante un tiempo, esta oscuridad difumina todo lo demás. Incluso las luces. Están ahí, todos las ven, incluso me cuentan que a veces parecen un campo de estrellas en el frío manto de la noche, pero yo no puedo verlas. Cuando esto pasa no soy más que un minúsculo punto ciego que mira a todas partes tratando de agudizar los ojos, pero todo lo que ve es oscuridad y amargura.

Es esa oscuridad de la que intento hablarte, la que me hace flaquear y olvidar quien soy, la que borra por un tiempo toda mi vida y hace que olvide todos los mecanismos de auxilio que he usado antes. Pero no quiero confundirte, hablando así puede que pienses que la oscuridad tiene la culpa y no la tiene, solo yo soy culpable de todo esto. ¿Por qué?

Porque soy yo la que no ha aprendido a ver la luz en la oscuridad, soy yo la que abro el corazón a lo negativo y le pongo un muro infranqueable a lo bueno, con las personas, suele pasarme igual aunque eso es algo para otro día.

Solo mi gente, que no necesariamente son los que están más cerca físicamente, se estarán imaginando de lo que hablo cuando lean esto, para los demás, el resumen puede ser algo como: Hubo algo en el camino hace unos días, que ni siquiera era negro, tampoco era blanco, puede que un marrón anaranjado, pero yo ¿Que hice? Oscurecerlo, me empeñé y me empeñé en ello, y se convirtió en lo más negro que había visto en mucho tiempo y me hundió, o casi lo hace, porque tengo la suerte de que aún hay gente lo suficientemente kamikaze para aguantarme y no dejarme caer. Y gracias a esta gente, sobre todo a una, que sé que también se va a reconocer en estas lineas, aunque quizá no este de acuerdo, hoy vuelvo a estar aquí.

Pero no quiero que esta vuelta, sea como la de esos niños que salen de la habitación de castigo (la de los juguetes) tras cumplir su pequeña condena y vuelven a comportarse igual. Quiero que esta vuelta, sea la vuelta a quien soy y a quien nunca debí dejar de ser, ni permitir que mi propia mente lo olvidara, por eso os digo, sobre todo a los pequeños kamikazes que antes nombraba, que me comprometo a rebuscar por dentro y a recoger los mecanismos olvidados para que estos me ayuden a agudizar mis ojos para que la luz empiece a ganarle a batalla a la oscuridad.

Y a mi me prometo, volver a ser yo. Y volver a recuperar todo lo que dejé atrás que me hacia ser quien era, para cambiar por cosas o personas a las que no les gustaba como era. Aunque esto también es para otro día.

domingo, 9 de noviembre de 2014

ERES COMO EL

Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve,diez y huyó con las manos ensangrentadas...

Era una venganza, pero no estaba preparado para ver los litros de sangre que derrama el cuerpo humano cuando se le apuñala en el pecho, ni para ver los ojos de su victima cargándose de miedo al verle con el cuchillo, ¿Quien diría que sentiría pena por aquel sujeto? Hace meses se habría reído si alguien le hubiese hecho tal afirmación, pero al final, lo hizo, le dio pena, pero ya era tarde, antes de que pudiese reaccionar a sus ojos el primer movimiento de su brazo ya se había clavado entre sus tripas.

Sus ojos le perseguían mientras huía, si, estaba huyendo, había olvidado el plan que había trazado, desmenuzar, enterrar, limpiar y después huir, pero el pánico que sintió le hizo saltarse los tres primeros pasos de un plumazo y entrar directamente en la huida, lo único es que para conseguir una huida perfecta se necesita seguir una ruta perfecta y también la había olvidado.

Ahora solo corría, cerrando los ojos y apretándolos muy fuerte, en un inútil intento de borrar los ojos de su victima, pero no le abandonaban, le perseguían a cada zancada, a veces corrían más que el y se ponían frente a el, mirándole, acusadores, "Eres igual que yo"- le decían.

Y el lloraba, lloraba y lloraba mientras huía, y entre murmullos, se le podía oír decir, "No soy como el, no soy como el..."

Pero si era como el, hasta el lo sabía.

viernes, 7 de noviembre de 2014

COBARDE

No es mala suerte, es que eres tonta, siempre pensaste que con el tiempo cambiarías, que aquella tendencia que tenías a no hacer una a derechas, a equivocarte todo el tiempo, pasaría, que dejarías de inspirar lastima, que los comentarios cuando la gente te conociese, solo vislumbrarían lo grande que eres, ya nunca te mirarían con pena,  recuerdo cuando solías pensar: Algún día dejare de ser alguien prescindible, algún día dejare de ser un error...

Pero los años pasaron, y no fue así, el problema nunca estuvo en los años, ni en la época, el problema siempre estuvo en ti, el problema es que eres así, no sabes ser otra cosa que ti misma, aunque eso implique ser neurótica, cambiante, ilusionarse a cada segundo con alguien, quedarte jodida con la mínima decepción, ser tan empática que duele, llorar con cada nuevo error, con cada decepción, con cada puñalada, pronunciar un discurso perfecto de todo lo que ya no vas a hacer ni permitir, y olvidarlo, volver a confiar en quien te apuñaló, volver a ayudar a quien te olvidó cuando más necesitaste ayuda, y en definitiva, seguir siendo tu a pesar de saber mejor que nadie que estas llena de defectos, los que la gente conoce y los que no te atreves a mostrar, a pesar de saber que ser así solo te creara problemas, porque esto es lo único que sabes hacer, arrasar  con todo a tu paso, incordiar a todos y crearte problemas, pero ni por esas cambias, ese es tu mayor error, el único que hace que no avances y que reboses miseria por cada poro de tu piel.

No, perdón, tienes otro aún más importante, eres una cobarde, ni a escribir en primera persona te has atrevido, así te va.

jueves, 6 de noviembre de 2014

En la soledad de la noche...

Caminaba sola, arrastrando los pies, con la ropa rasgada y sucia,con unos manchurrones oscuros de rímel ensuciando sus mejillas y lavándolas al mismo tiempo con nuevas lágrimas.

Iba por el borde del arcén, no parece saber a donde ir, camina con paso irregular y en ocasiones invadiendo la carretera, tambaleándose a cada paso y a punto de caer en cada traspiés, los coches reventaban el claxon mientras la esquivaban dando volantazos, pero no creo que los oyera, no parecía darse cuenta de nada, ni del frío, ni del ruido, ni del salazón de sus lágrimas, ni de la vida, ni de la muerte...Cuando cayó a la carretera, desplomándose y tardó unos minutos en incorporarse, creí que la arrollarían, parecía que había pasado una eternidad cuando se levantó.

A lo lejos, a unos kilómetros, sus verdugos dormitan sobre un sucio colchón, sobre él aún hay rastros de su crimen, sangre, sudor, lágrimas, nada más, no hay manera de que sus plumas hayan guardado sus gritos, su desesperación, su pena, no hay registro de estos restos, nadie será capaz de verlos a simple vista, hay que saber observar, saber buscarlos.

Sus ronquidos rompen el silencio, ni siquiera se oye aullar al viento, parece haber sido espantado con tanto odio, ellos...parecen tranquilos,sus semblantes están tranquilos y sus pechos parecen elevarse y disminuir al mismo compás,a un compás lento y tranquilo, me pregunto con que sueñan, ¿La recordarán? ¿Les comerá por dentro su crimen? O tal vez, su tranquilo dormir presagia la peor de mis opciones...la que no me atrevo a formular.

Ella sigue llorando mientras se tambalea al caminar, ahora ya se porque no parece saber a donde va, no tiene prisa por llegar, no sabe a donde ir, solo quiere seguir caminando, seguir alejandose...









domingo, 2 de noviembre de 2014

PESADILLAS...

Me sentía un gusano de seda, amarrada a mi cama mientras se teje el capullo, sentía como si desde los pies a la cabeza una membrana resistente me estuviese envolviendo, atrapándome e impidiéndome respirar. Solo que tenía la certeza de que el capullo no se vaciaría que no me convertiría en mariposa y que iba quedarme para siempre atrapada entre sus hilos de seda interconectados como una tela de araña.

Y quería hacerlo, quería ser mariposa, quería despertar porque estaba aterrorizada de las reproducciones de mi sueño, quería que alguien me acariciara como yo acariciaba a los gusanos de seda cuando era pequeña, que jugara conmigo y que su temblorosa mano llena de excitación e irradiando inocencia por los cuatro costados calmara mi animo, quería oír una vocecilla que me calmara y dijera que solo era un sueño, que todo iba a estar bien al despertar...Pero no había nada de eso, solo un hilo enmarañado que con cada puntada conseguía debilitarme un poco más y enviarme al fondo del abismo, de un abismo que no parecía tener fin.

Y me desperté, pero nada estaba bien, no, no me desperté convertida en una mariposa llena de vida, si no en la sombra de un espectro, un espectro que solo quería abrazarse a sus rodillas todo el día, hacerse una bola, esconder la cabeza y poco a poco desaparecer.

Y es en ese momento cuando me doy cuenta de que las pesadillas no se terminan cuando abres los ojos, todo lo contrario, sus proyecciones pueden acompañarte durante todo el día, proyectándose como una película una y otra vez en tu cabeza, y es curioso como se puede sobrevivir a un constante estado de pánico, a esa sensación que esta permanentemente ahogándote en el pecho...

Me sentía un gusano de seda, atrapada en el capullo, durante la pesadilla y tras ella.



miércoles, 29 de octubre de 2014

Shhhh...

Frío. Lluvia. Tormenta. Hielo. Pitidos de claxon. Motores. Ruedas chirriando. Vacío...

Eso era todo, nada de túneles, ni luces, ni mi vida pasando a toda velocidad, solo el ruido del silencio denostando la vida pasar y frío, mucho frío, ¿Como puede sentirse frío cuando te estás quedando sin aire? ¿Y como puede ese poquito aire debilitarte cada vez más con cada bocanada? ¿Alguien sabía que el olor a rueda quemada asfixiaba tanto? ¿Y los pitidos? ¿Por qué se oyen tan lejos? ¿Es mi consciencia que se está alejando junto con mi vida? ¿O son sus dueños los que me están abandonando?

Luces, parpadeo, susurros... y mientras me abandono a la inconsciencia, me parece oír un grito ensordecedor que desgarra el aire, y mientras me voy, observo sus manos ensangrentadas, arañándose por los golpes que con desesperación  y entre gritos y lágrimas le propina al árbol que me ha acogido...

Shh, no llores más por favor, se ha terminado, no podía más, tu lo sabías, nunca fui tan fuerte como para aguantar esto, solo lo fingimos, pero no te culpes, no podrías haberlo evitado, fue todo muy rápido, tan solo fue un segundo, un volantazo, ahora no lo haría, te lo aseguro, jamás volvería a hacerte pasar por algo así, fue un segundo, un maldito segundo en el que por un momento, lo tuve claro, era la única salida.

Shhh, vamos, no llores más, seca esas lagrimas, shh, demuestra de nuevo que eras la fuerte de las dos y perdóname por favor.


martes, 19 de agosto de 2014

PORTADORES DE HISTORIAS

"Esos ojos tan bellos..." Aún parece que puedo oír esa afirmación en mi cabeza una y otra vez, como si de un sonido en bucle se tratara, "esos ojos tan bellos", ésto era lo primero que alguien decía cuando hablaba de ella, y ahora esa frase fluye sobre mi cabeza de nuevo, mientras la miro echando de menos esos ojos tan bellos que parecen haber desaparecido, aunque nunca creí que esto fuese posible, pero así ha sido, ahora ya no están sus ojos bellos que parecían traspasarte por dentro y contarte su propia historia, ya no están.

Ahora la miro y solo hay vacío, y en lugar de pupilas contadoras de historias, sus ojos se ven como dos pozos sin fondo que parecen no mirar a ninguna parte, y lo que es peor, producen rechazo y ya casi nadie los mira, porque cuando lo haces, su mirada ya no es la que te traspasa, si no que la tuya parece asomarse a un abismo sin fondo plagado de oscuridad del que parece no haber vuelta atrás, y nadie quiere asomarse a un abismo mucho tiempo, nadie se atreve a quedar suspendido de él por si la oscuridad abandona esa casa para ocupar la propia.

Y es ahora cuando pienso que tal vez sus ojos no eran bellos, solo parecían hermosos porque en su interior había luz y ese haz brillante, relucía en el verde de su iris, y que tal vez el abismo y la oscuridad habitan ahora en ella y por eso esos ojos ya no parecen asteroides lejanos en la noche, si no fosos repletos de estiércol que parecen habitados por seres que en la noche dejan salir sus quejidos y lamentos...

Y en medio de mis reflexiones, me doy cuenta de que aún estoy mirándola, y  noto que mis fuerzas empiezan a desfallecer ante su abismo, y siento como caigo a un precipicio del que no consigo atisbar el fin, y tal vez sea mejor así, me da miedo descubrir que me espera allí abajo, me aterra pensar que pueda sentirse peor que estar suspendida en este túnel...

No quiero estar suspendida, no quiero quedarme atrapada en este abismo, he de hacer algo, aún hay algo de tiempo, aún puedo salvarme aunque no pueda salvarla a ella, asi que lo hago, un movimiento rápido con el brazo, y se terminó, he roto el espejo, ya no hay ojos,ya no ha abismo, ya no hay nada, solo cristales y gotas de sangre.


jueves, 16 de enero de 2014

SOY UN EGOÍSTA

Soy un egoísta, lo sé, no puedo estar con ella, no puedo darle lo que necesita, lo que me pide... no puedo hacerla feliz, por eso debería haberme alejado de ella en cuanto supe lo que sentía por mí, pero no pude,  y no creo que nunca pueda hacerlo, porque me gusta estar cerca de ella, notar como me quiere y se preocupa por mí, me gusta cuando la miro a los ojos y veo esa fuerza y determinación tan impropios de su edad, también sé que haría cualquier cosa por mí, y que la única razón por la que sigue aquí y por la que aguanta mis miserias es porque me quiere, pero desgraciadamente su amor no es suficiente para ser feliz, mi actitud le hace daño, sufre por mi culpa  y aún así, soy incapaz de alejarme de ella...y sé que eso me hace ser un egoísta, pero es que no puedo alejarme de ella, porque...porque ella es la única persona que me quiere en el mundo, o al menos que me quiere de una manera tan incondicional, nunca me habían querido así, sé que nunca me fallaría y nunca había tenido esa certeza con nadie. 

Por eso sigo aquí, a su alrededor, pero no a su lado, queriéndola pero no amándola, por eso hago lo imposible para que no descubra que soy un egoísta y un cabrón, porque cuando lo descubra se irá, y se me hace cuesta arriba imaginarme la vida sin ella, imaginarme vivir sin la seguridad que me comporta su amor incondicional...

Soy un egoísta...


Recibe mis entradas por correo electrónico