martes, 6 de noviembre de 2012

Me sigues faltando tu

Y me sigues faltando tu, pero ya ves, nadie se da cuenta, todos creen que no te recuerdo, que no me haces falta, todos piensan que soy feliz y que hiciste bien dejándome aquí...

Están tan equivocados, están tan equivocados que no saben que si ya no lloro es  porque expulsar lagrimas ya no me alivia, no saben que si  ya no hablo de ti, es  porque he agotado todas las palabras, y todos los idiomas para referirme a tu ausencia, no se dan cuenta de que si sonrío es para ver si alguien me abraza, porque me siento tan fría y apagada desde que la curva de tu cuello ya no es mi almohada que necesito que alguien me abrace con cariño, y  llevarme en mi cuerpo parte de su aroma a ver si así  una de estas noches engaño a mi memoria y dejo de acariciar tu lado de la cama esperando que de pronto aparezcas como el genio de la lampara de Aladino.

Puede que funcione, quien sabe, puede que si me acuesto oliendo a otra persona tu recuerdo se vaya y me deje dormir, no lo se, mi truco de sonreír para que me abracen aun no ha funcionado. Seguiré probando, total, un abrazo, aunque no sea tuyo, nunca viene mal.

No se dan cuenta de que si sigo siendo la misma, es porque para mi los días ya no tienen sentido, no me produce ningún estimulo ver un nuevo amanecer, no me nace cambiar, aprender, ni ser mejor persona, tampoco peor, porque lo has dejado todo tan vacío al irte que nada puede llenar todo lo que te has llevado, ni nada puede suplir las ganas de vivir y de ser mejor que me infundías.

 Desde que te has ido me da igual si sale el sol por antequera o si no sale, para mi es lo mismo, tu seguirás faltandome ocurra lo que ocurra en el mundo, y eso me pesa mas que cualquier otra cosa.

Te fuiste, sin una explicación, sin una despedida, simplemente te fuiste y me dejaste aquí, pero sigo extrañándote tanto, me sigues faltando tu...






lunes, 8 de octubre de 2012

Volveré

Ya verás, mañana te subirás a ese avión y ni te acordaras de lo mucho que te está costando despedirte, y en menos de un mes, estarás tan acostumbrada a Londres que todo esto solo sera un recuerdo, un recuerdo lejano y superfluo...Te acostumbrarás y un día dejaras de echarme de menos, y serás feliz, te lo prometo.

-¿Como puedes hablar así? Sabes que eso nunca pasará. ¿Que voy a  hacer yo allí sin ti eh? No importa el tiempo que pase, volveré. Volveré a por ti y se joderán todos, ya no podrán obligarme a irme y me va a dar igual Londres, la gente, mi trabajo y mi futuro, me dará igual todo, y volveré a por ti, porque no importa todo lo obtenga con este viaje si tu no vas a estar conmigo para compartirlo...

-Yo siempre estaré contigo, tus logros serán los míos  y seré feliz mientras tu lo seas, no importa donde te encuentres, no importa si no vuelves jamás, yo siempre voy a estar aquí para ti. ¿Lo sabes verdad?

- Lo sé, pero no hagas que esto suene a despedida, porque no lo es, te estoy diciendo que voy a volver ¿me oyes? ¿O es que no quieres que vuelva?

- Claro que quiero que vuelvas, la esperanza de volver a verte es lo único que hace esto mas llevadero, es solo que no quiero que renuncies a nada por mi, no quiero que te arrepientas después...

-Ya te he dicho que a mi solo me importas tu, si no me obligaran a irme, mandaría al diablo a todos, a ellos, a  Londres ya  todo el que se pusiera en mi camino, porque siempre vas a ser tu... por encima de todo, siempre estarás tu. ¿Lo sabes verdad?

-Lo se. Te prometo que estaré aquí, te prometo que te esperare.

-Te prometo que volveré  Antes de lo que esperas, volveré y entonces, nos tocara a nosotros, ya no importara nada mas, solo tu y yo. Volveré, Volveré. Te lo prometo

Y se abrazaron, sin más, con fuerza, sin querer dejarse ir, el aspiraba su pelo y le besaba el cuello ligeramente, intentando memorizar el sabor de su piel, para que ese recuerdo le mantenga con vida hasta que ella vuelva, ella se pierde en la sensación que siempre tiene entre sus brazos, y sabe que le echara de menos, que las noches sin sus brazos rodeándola van a ser insoportables, y volverá sabe que volverá.

No se dicen que se quieren,  eso ya lo saben, y cuando tienes esa certeza, de la manera en que solo se tiene una vez o dos en la vida, no hace falta decir nada. No importa lo que pase, siempre volverán el uno al otro, volverán a encontrarse, volverán a estar juntos.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Sigo soñando contigo-parte 11

El reencuentro, fue más bien un no reencuentro, lo admito. Tu te comportabas como si yo no existiese y yo... bueno yo como siempre, mirándote de reojo cada minuto y medio ( tal vez cada menos) y  haciendo todo lo posible para disimular, para que no se me note...

Indiferencia, esa tu actitud, una total y absoluta indiferencia, y... me dolió, no lo niego, pero también pensé que igual era lo mejor, que ya estaba bien de toda esta historia y que tal vez así, un día de estos lograría dejar de soñar contigo... 

Pero que equivocada estaba, hoy nos hemos encontrado, en un sitio donde nunca creí que nos encontraríamos, me has mirado, me has sonreído y  en ese instante has vuelto a poner todo mi mundo patas arriba, si patas arriba, porque no puedes hacerte una idea del efecto que produces en mi cuando sonríes, sobre todo si esa sonrisa va dirigida a mi... No te haces idea de lo difícil que me resulta que no notes mi temblor, de lo que me cuesta controlar la respiración y del esfuerzo que hago para que no me falle la voz...

Si, la voz, porque para seguir completando mi día de suerte te has acercado a saludar, dos besos, solo dos besos y una conversación, no se ni como he podido seguirte el hilo, porque yo no podía dejar de pensar en mis mejillas, que aun hormigueaban en el lugar donde tus labios las habían rozado...

Y entonces llega la clave de la conversación, cuando te oigo decir..."¿Hoy has ido? No te he visto, no estabas" Y yo por unos segundos me dejo llevar y mi mente lo traduce por algo como " me has buscado" y ambos sabemos que no es probable, que tiene que haber otra explicación, pero ilusionarse es gratis, y yo necesito alguna ilusión en mi vida, así que me dejo llevar y prefiero seguir pensando así, que me has buscado...

Y supongo que ya no importa como haya sido, el caso es que tengo una sonrisa de idiota todo el rato en mi cara desde entonces, y que una vez más has vuelto a alegrar mi día con muy poquito, en un instante, y una vez más vuelvo a estar perdida en medio de este mundo del que no he salido desde hace meses, ese mundo llamado, que aquí sigo, soñando contigo...

miércoles, 1 de agosto de 2012

Aquí estare

-¿Y ahora  que hacemos?

-No lo se

-¿Como que no lo sabes? ¡Hemos matado a un hombre por si no te has dado cuenta!

-¡Ya! ¡Ya lo sé joder! ¡Ya lo sé!

-Ya, pues piensa algo pronto, a menos que quieras estar aquí cuando encuentren el cadáver.

-Podemos...podemos decir la verdad, intentaba matarnos, ¡Ha sido en defensa propia!

-¿En defensa propia? ¿Y quien nos va a creer eh? ¿Acaso crees que se van a creer que el hijo de un comandante de la guardia civil intentaba matarnos? ¿Que lleva jodiéndonos la vida durante tres años? ¿Acaso crees que permitirán que un ex-convicto y una huérfana hija de dos guerrilleros que lucharon hasta su muerte contra esta dictadura se vayan de rositas? Por si no te has dado cuenta, no podemos contar la verdad, ¡nunca podremos!

-¡Al menos yo intento buscar soluciones!

-Vale, tienes razón... lo siento.

-Pero... si no podemos decir la verdad... ¿Que hacemos?

-Huir, solo nos queda huir.

Y huyeron, y así empezó la historia de mis padres, dos prófugos de la justicia que buscaron asilo al otro lado del mundo, y ahí les vino bien el pasado de mi padre, lo único bueno de haber estado en la cárcel, es la gente que conoció, los contactos  que hizo, gracias a esos contactos consiguieron identidades nuevas, nuevos pasaportes, consiguieron huir, consiguieron una nueva vida.

Pero nunca descansaron, nunca vivieron de verdad, cuando mi padre, en su lecho de muerte me contó lo que habían hecho, entendí ese miedo que siempre parecían llevar encima, esas miradas de acecho, esa desconfianza con todos los extraños que se acercaban.

Tenían miedo por si los encontraban, por si llegaban hasta mi, por si se vengaban matándome a mi, a su hija, mi madre murió de repente, una noche se acostó y a la mañana siguiente simplemente no despertó, un infarto,  dijo el médico,  o eso me dijo mi padre.

Cuando mi padre estaba en su lecho de muerte me contó que aquella noche mi madre se atiborró de pastillas, y que el médico, fiel amigo de mis padres, falsificó el informe de defunción para que pudieran enterrar a mi madre en tierra sagrada, que me lo ocultaron, para que no sufriera pensando en los porqués, y también, para evitar que dijera nada, mi padre me dijo que siempre supo que protegería el secreto, pero que  en aquel momento pensó que cuanto menos supiera mejor.

Después me contó toda la historia, quienes eran en realidad, que hacían allí, de quien habían huido, a quién habían matado, porque lo habían hecho, y ahí comprendí porque mi madre se suicidó, de alguna manera ya no podía con la culpa, ya no se consolaba pensando que había sido en defensa propia.

Mi padre me pidió perdón, por ocultarme la historia tantos años, y por meterme en ella de alguna manera al haberme engendrado, por eso me lo contaba ahora, para que estuviera preparada por si venían a por mi.

Me dije que ya habían tenido suficiente con tanto miedo y angustia durante todos estos años, y que yo no era quien para juzgarles, y le dije que claro que le perdonaba y que a mamá también, que no se preocupara, unas horas después murió.

Ahora se que estoy sola en el mundo, y que vienen a por mi, algo me dice que me están acechando, que el peligro se acerca, pero no me importa, estoy preparada para enfrentarme a lo que venga, pero no tengo miedo y no pienso huir, si quieren venganza aqui estaré, estaré aquí, venga quien venga y traigan lo que traigan.

domingo, 29 de julio de 2012

Es lo correcto

Esto es lo correcto, tiene que ser así, esto es lo único que puedo hacer, es lo correcto, se repetía una y otra vez. ¿Pero como iba a ser eso lo correcto? ¿En que cabeza cabe que dejarla marchar era lo adecuado? ¿Que era lo único que podía hacer?

¿Como iba a ser lo correcto verla recoger sus cosas para marcharse y no hacer nada? ¿Que iba a hacer el sin ella ahora eh? ¿Que iba a hacer con todo este amor que sentía por ella eh? ¿Ignorarlo? ¿ Tragárselo?

No, uno no puede tragarse el amor, ni ignorarlo, el amor es libre, se exalta y se respira por los poros de nuestro cuerpo sin que nos demos cuenta, entonces...¿Que iba a hacer el con todo este amor ahora? Pues lo único que podría hacer, vivir con el, y aprender a vivir sin ella...

Y eso hizo, decisión tomada, la vio recoger sus cosas y no dijo nada, y cuando ella le miro por ultima vez, noto su mirada que parecía cargarse de miedo solo de pensar en cruzar la puerta, y el la miro a su vez con su mirada oscura como dos pozos sin fondo y temblando, temblando todo el tiempo, tan seguro de que en el momento en que ella se marchase se iba a desmoronar como un castillo de naipes, pero no dijo nada...

No podía decir nada, ella se iba a cumplir su sueño, y el no podía pedirle que se quedara, no tenía fuerzas para hacerlo, lo mas importante, no tenia derecho a hacerlo, así que no dijo nada, la  dejo marchar sabiendo que amanecería todos los días sin ella y con su amor por ella tan intacto como siempre.

Esto es lo correcto, esto es lo correcto... se volvía a repetir, aunque esta vez, ni el mismo lograba convencerse.

jueves, 26 de julio de 2012

Ya lo sabes

Te sientas junto a mi y dejas caer tu espalda sobre mi pecho. Yo te abrazo y te atraigo mas cerca, y ya está, no intento nada más. Sólo te tengo abrazada y mientras aspiro el olor de tu pelo intento recordar cuando abrazarte empezó a ser suficiente, cuando empece a sentir que  con  tenerte a mi lado ya estaba bien, que no necesitaba nada más...

Y no lo recuerdo. No consigo ubicar el momento, pienso en lo feliz que me has hecho estos meses, en las cosas que me has enseñado, pienso en las veces en las que tu mera presencia bastaba para que todo fuera más fácil, más sencillo, cuantas cosas hice y conseguí solo con tenerte  a mi lado, dándome apoyo para hacer todo lo que  antes no me atrevía, todo lo que antes me ahogaba...

Y sin embargo, a pesar de pensar en todo ello, no consigo darme cuenta en que momento pasó, pero esta claro que pasó. En algún lugar del camino me atrapaste por completo. Me he enamorado de ti, y eso me aterra. Me aterra pensar que puedas irte, que me abandones. Me aterra que descubras que esto no merece la pena, que yo no merezco la pena. Me aterra pensar en tu marcha porque ya nada tiene sentido si no estas aquí,  y eso me aterra, me aterra y me encanta a la vez...

Estoy enamorado de ti, y quiero decírtelo, pero... ¿Como lo hago? ¿Como te digo esto sin que salgas corriendo?

Levantas la cabeza y me sonríes, yo te devuelvo la sonrisa y al mirarte entonces lo veo: Ya lo sabes, lo sabes desde hace tiempo, tal vez lo sabes incluso antes que yo mismo...

Sonrío al  darme cuenta una vez más de que sigues siendo más lista que yo, mucho mas, pero eso es algo bueno, porque de repente ya no tengo miedo, te acaricio el rostro y te aparto un mechón de pelo detrás de la oreja, y mirándote a los ojos, te lo digo, por fin te lo digo:

-Te quiero.

Sonríes e intentas fingir sorpresa, pero ambos sabemos que la mirada te delata, ya que me miras como si pensaras que he dicho lo más evidente del mundo, pero aún así te sigo el juego y también sonrío, y por fin lo dices:

-Yo también te quiero.



lunes, 7 de mayo de 2012

Sigo soñando contigo-parte 10

Y de alguna manera... te he perdido, si se que es extraño, porque no eras mio, por lo que no debería sentirte como una perdida, pero es así, a pesar de que las circunstancias no han cambiado, ahora te noto más lejos que nunca, y es curioso que esto me importe ahora porque estaba totalmente convencida de que había dejado de soñar contigo, una parte de mi lo sigue estando, pero cuando por un instante me permití ser débil y volver a fijarme un poco en ti, lo noté, algo había cambiado, era como si ya no fueses tu, como si todo lo que me gustaba de ti se hubiese ido, como si nunca hubiese estado ahí...Y es tan extraño, ¿Como puedes  parecerme alguien tan distinto en tan poco tiempo?

 Y justo ahí, en ese momento de debilidad, volví a caer, he vuelto a pensarte y a buscarte tanto que creo que no hay lugar en mi mente para nada más, antes con eso bastaba, no tenía que hacer mucho, enseguida notaba tu presencia, bastaba con que me mirases o con verte sonreír, era suficiente para pasar el día bien...para dormir bien...

Pero ahora, no hay nada...sigue estando tu mirada, pero ya no sonríes, y esa mirada...es tan distinta, es... es como si no fueras tu, como si te hubieran cambiado, o como si yo hubiese visto siempre a alguien distinto, o como si hubieses cambiado, ¿Pero se puede cambiar en tan poco tiempo?

Y aunque nunca hemos sido nada, aunque nunca hemos estado cerca, es al notar ese cambio en ti, cuando noto tu ausencia más que nunca, es casi palpable, es como si me acompañara constantemente y me ahogara hasta dejarme sin respiración...

Y ya no se si es que  he perdido a la persona con quien soñaba, y digo "perdido", porque siento que a esa persona la he perdido, porque...este... este no eres tu, o al menos no eres con quien yo fantaseaba... O lo que es peor, que esa persona...nunca existió.


jueves, 15 de marzo de 2012

Sigo soñando contigo parte 9

Tengo que dejar de hacerlo, si, esto tiene que acabar, tengo que terminar con este infierno que me está volviendo loca, pero Dios... bendito infierno, no puedo parar, ¿Como paro de pensar en ti?¿Como dejo de soñar contigo?¿Como dejo de mirarte cada vez que cruzas la habitación? ¿O como dejo de observarte simplemente cada vez que estas ahí?

No puedo, no puedo dejar de mirarte, de pensar en ti, de soñar contigo, porque cuando te miro es como si estuviera más cerca de ti, puedo fijarme en tus gestos, en la expresión de tu rostro y puedo intentar descifrar tus emociones, saber si estas triste, si estas contento, si hoy has tenido un buen día o si por el contrario ha sido tan nefasto que solo quieres mandarlo todo a la mierda...puedo hacerlo, me resulta fácil observarte y verte más allá de todo eso, y cuando lo hago es como si estuviera más cerca de ti, cuando consigo entender que te ocurre, o darme cuenta de tu estado de animo es como si yo no fuese tan pequeña e insignificante a tu lado y por fin estuviese más cerca de ti, y por unos instantes el abismo que nos separa no parece tan grande y eso se siente bien...

Si supieras lo que me ocurre, si por un momento supieras lo que siento...no cambiaría nada por supuesto, el abismo seguiría ahí y esto que siento seguiría siendo imposible que se convirtiera en realidad, en nuestra realidad, pero puede que tal vez pudieras ayudarme, puede que me dijeras que hacer para olvidarme de ti... no lo se, pero es que no se me ocurre otra manera, te has metido tan dentro de mi, que a pesar de saber que tu y yo nunca seremos un nosotros, que esto nunca se hará realidad, porque lo se, lo se de sobra, se que estarías con cualquiera antes que conmigo, y se que de esto que siento solo voy a sacar sufrimiento, ¡SE QUE ES IMPOSIBLE!!, pero ni por esas puedo olvidarme de ti, ni por esas puedo dejar de soñar contigo...

domingo, 11 de marzo de 2012

Sigo soñando contigo-parte 8

La improvisada pista de baile se va llenando, aunque aún hay muchos que seguimos en las mesas junto a los restos de la cena, charlando, observando y riendo, tu desde tu mesa te levantas, yo como siempre te miro e imagino que estas a punto de irte a bailar con los demás, pero de pronto te veo acercarte a nuestra mesa y antes de que me de cuenta ya estas a nuestro lado y mirándome fijamente me dices:

-Ven, ¡baila conmigo!

-(soprendida y temblando)-¿Que? No, mejor no, luego.

-¿Como que no?, ¡Anda baila conmigo!

Y sin más dilación me coges de la mano y me arrastras hasta la pista de baile, yo estoy nerviosa y excitada y creo que me voy a desmayar si sigues agarrándome así, tampoco confío en mi voz en ese momento, pero tengo que decir algo, tengo que impedirlo antes de que me saques ahí y haga un completo ridículo. Y aunque se que me moriré de la vergüenza al decírtelo, tengo que hacerlo antes de que sea peor...

-(en voz baja) Espera, es que yo no se bailar...

Me miras, me acaricias la mejilla con suavidad y me dices con ternura...

-Eso es imposible, ven conmigo.

Antes de que me de tiempo a protestar de nuevo ya hemos llegado, te giras, sonríes y empiezas a moverte, yo lo hago también y estoy tan nerviosa que tengo la total seguridad de que me estoy poniendo como un tomate, por mi mente pasan miles de pensamientos: ¡Dios mio no se bailar! ¡No se bailar y me esta viendo! ¡Seguro que se está dando cuenta! ¡Después de esto no va a haber zanja lo suficientemente grande que me oculte de él para siempre!... Estoy tan avergonzada que no me atrevo ni a mirarte a la cara, de pronto me coges la barbilla con la mano y me levantas la cabeza hacia ti, para que te mire, ni me había dado cuenta de que estabas tan cerca y esta vez si que creo que me voy a desmayar.

-(sonriendo)¿Ves? Te he dicho que era imposible que no supieras bailar, lo haces muy bien.

-Anda, no te burles de mi...

-(Serio)-No me burlo de ti, en serio, anda, tu solo sígueme.

Empiezo a pensar, ¿Que te siga? ¿Como que te siga?, pero no tengo tiempo a preguntar, porque en un segundo te has pegado a mi espalda, me has cogido por la cintura y has seguido bailando, llevándome a mi contigo, y entonces me doy cuenta de que estoy bailando, estoy bailando abrazada a ti, a tu ritmo, los dos juntos, a la vez, y ahora no tengo tiempo de avergonzarme de mis movimientos porque estoy demasiado ocupada registrando este momento para siempre en mi cabeza, tus brazos abrazan mi cintura con fuerza, mi cabeza descansa entre tu hombro y tu cuello, tu barbilla esta apoyada en mi hombro y tu mandíbula esta peligrosamente cerca de mi cuello, noto tu aliento en él y me estoy volviendo completamente loca, de pronto me giras y me pegas a ti, no creía que se pudiera estar tan pegado, y mira que me había imaginado cientos de veces estando así contigo, y seguimos bailando, y yo no se ni como sigo manteniendome en pie, porque lo que es por dentro, siento que estoy a punto de desfallecer, de pronto la música cambia, y se oye una lenta, por un momento creo que vamos a parar, que saldremos de la pista, pero no, sonríes y me sigues cogiendo por la cintura, apoyo la cabeza en tu hombro y tu en la mía, vuelvo a notar tu aliento en mi cuello y esta vez estoy segura de que tu también notas el mio, junto con mi respiración entrecortada...

No se cuanto tiempo estamos así, hasta que de pronto la música deja de oírse, te separas brevemente, nos miramos y ambos sonreímos, el DJ empieza a hablar y hablar, hasta que de pronto me coges de la mano y vuelves a sacarme de ahí, por un momento temo que vas a llevarme de vuelta a la mesa, con los demás y que la magia se ha acabado, pero no, veo que sigues adelante y entramos en la salita de los sofás, cierras la puerta y es entonces cuando me doy cuenta de que estamos solos, y sin darme cuenta sonrío al pensar en que me gusta esa idea, el estar a solas contigo, en seguir aprovechando estos momentos a solas, y lo que es mejor sonrío al darme cuenta de que tu también quieres exprimir a tope estos momentos a solas...

Nos sentamos en uno de los sofás y vuelves a cogerme de la mano, mientras sonries y empiezas a hablar...

-¿Ves como si sabías bailar?, créeme, te movías divinamente

-Bueno, creo que tu has tenido bastante que ver con eso.

-(sonriendo)¿Yo? no, has sido tu, todo el merito es tuyo, sabes bailar y acabas de demostrarlo, créeme, era el chico más envidiado de la pista de baile, todos querían saber quien era la chica a la que abraza y con la que bailaba, y lo que es peor, todos querían mi puesto...

Vuelvo a ponerme como un tomate y antes de que me de tiempo a decir nada, me miras fijamente, te acercas un poco más y vuelves a hablar...

-(serio, en voz más baja ) Y aunque entiendo sus celos, he de decir que no pensaba dejarle ese puesto a nadie, y menos después de saber lo que se siente al tenerte abrazada, al tenerte tan cerca...

-( en voz baja) Bueno, he de decir que yo tampoco pensaba bailar con nadie que no fueses tu...

- ( sonriendo y nervioso) Está bien saberlo,y ¿Sabes que? Creo que hemos dado de que hablar bastante ahí fuera, por lo que... deberíamos... deberíamos hacer algo ¿No? aprovechar el tiempo quiero decir antes de que vengan a buscarnos...

-(sonriendo, y rezando interiormente para que hagas lo que creo que estás a punto de hacer)- ¿Ah si? ¿Aprovechar el tiempo en que?-te digo con ironía...

-(sonriendo y esta vez más seguro)-Tu déjame a mi.

Acercas tu rostro al mio, inclinas levemente la cabeza y justo cuando vas a besarme... ¡¡¡ME DESPIERTO!!!


¡¡Claro que era un sueño!!, ¡Una vez más! ¿Pero alguien entiende que me está pasando? Una cosa es que sea tan tonta como para seguir soñando contigo, como para seguir sintiendo esto que siento aunque no deba sentirlo, ¡¡pero otra muy diferente es volverme rematadamente loca!! Y eso es lo que me está pasando ¡¡Me estoy volviendo loca!!

Como si no tuviera bastante con soñarte todos los días cada vez que te veo, o cada vez que no te veo, ya ni si quiera puedo dormir sin que aparezcas en mis sueños, en fin, no es que me queje, pero es que me estoy volviendo loca...

Esto de soñar contigo...me está pasando factura, pero ya ves, aquí me tienes, aquí sigo soñando contigo...












domingo, 4 de marzo de 2012

Sigo soñando contigo parte 7

Hace un día precioso, es la fiesta de la ciudad y estoy con mis amigos pasándomelo en grande, de pronto, un amigo mio me abraza, en voz baja me habla, comienza a agradecerme algo, pero yo... yo no puedo escucharle, no puedo escucharle porque cuando miro al frente veo venir a otro amigo, y viene con el... con el chico con el que llevo soñando desde hace meses, mi amigo aún me tiene abrazada, aún habla pero yo solo puedo mirarle a él, su rostro, ha cambiado, han pasado por el varias emociones en un momento, sorpresa, tristeza, rabia, las lagrimas surcan sus ojos y aprieta los puños con fuerza, mi amigo aún me tiene abrazada y él, sin ni siquiera saludar a nadie agacha la cabeza y se va...

Yo me quedo aturdida, por mi mente corren cientos de preguntas, " ¿Que ha sido eso? ¿Han sido celos? No, no puede ser ¿Verdad? ¿Por qué iba él a sentir celos? ¿Acaso... acaso siente algo por mi?" Me digo a mi misma que no, pero que ya es hora de averiguarlo.

Por fin me decido, me suelto de los brazos de mi amigo, le digo que no tiene que darme las gracias por nada, aunque en realidad apenas sabía porque me las estaba dando, y me siento un poco culpable por no haberlo escuchado, pero no es el momento, ahora no puedo pensar en nada más, sin más les dejo ahí a todos y echo a correr...

Le atisbo de lejos mientras corro, y casi temo que me fallen las piernas por correr tan deprisa, pero es que me daba miedo no alcanzarle, no podía quedarme así, por fin llego a su altura...

-¡Espera!- le grito casi sin aliento

El, se da la vuelta despacio y vuelvo a ver en su rostro, la misma rabia, la misma tristeza...

-¿Si? ¿Que quieres?- me contesta con más dureza de la necesaria, casi con odio, me sorprende tanto que me encojo de miedo y empiezo a temblar, el parece darse cuenta porque de repente veo en sus ojos una pizca de remordimiento

Me decido a hablar antes de que el remordimiento pase y termine por odiarme por completo.

-Quería explicarte lo que ha pasado antes, lo que has visto.- ¡Dios porque empiezo así, ni si quiera puedo saber con certeza si está cabreado con eso y yo ya empiezo justificándome!

-¿Explicarme el que?- Vuelve a decir con tanta dureza de la que es capaz, pero esta vez noto que le falla la voz.

-Ya sabes... el abrazo que has visto antes.

-¿Que abrazo?, ¿ese que te estaba dando tu amigo durante más tiempo del que se considera aconsejable?- noto la ironía y la rabia en su voz, y de pronto dice: pues no se porque tienes que explicarme nada, tu y yo no tenemos nada ¿No?puedes abrazar a quien quieras sin darme ninguna explicación, total, no es algo que me importe- intenta parecer serio pero hasta el se ha dado cuenta de que se contradice, y sus labios hacen la mueca de una ligera sonrisa.

-(Sonriendo)-Ya, ya veo que no te importa.-Me acerco un poco más y casi susurrando le digo: Entonces si no te importa puedo irme ¿Verdad?, ¿Quieres que me vaya a abrazar a alguien?-Le reto.

-Parece dudar, pero de pronto contesta-Si. Vete.

Me doy la vuelta para irme, y antes de que me tiempo a desear que la tierra me trague se me coge del brazo y me detiene...

-(Gritando) ¡Espera!, ¡No te vayas!.

-¿No?¿No quieres que me vaya?

-No, no te vayas, quédate, abrázame a mi...

Doy un paso hacia delante y antes de que me de tiempo a hacer nada el ya me ha rodeado entre sus brazos, y me sostiene y me aprieta como si nunca quisiera dejarme ir.

Cuando me suelta, demasiado pronto para mi gusto, me coge de las manos y me acaricia el dorso con los pulgares, me mira y ambos sonreímos, el abrazo me ha vuelto valiente y decido hablar un poco más.

-Admite que estabas cabreado cuando has visto el abrazo.

-(Sonriendo)-Si, lo admito, y antes de que me lo preguntes, si, también admito que estaba celoso.


... ¡¡Y ENTONCES ME DESPIERTO!! Sí, que nadie se emocione, solo era un sueño, ¡¡que iba a ser si no!!, todos sabemos que lo que ocurre en ese sueño es imposible que ocurra en realidad, porque él, es él...el chico que nunca se fijaría en alguien como yo, y yo solo soy yo, la chica que un día se atrevió a dejarle entrar en su corazón, y que sigue soñando con el como una idiota, de día, de noche, en el desayuno, en la comida, en clase, durmiendo... da igual el momento, sueño con el todo el tiempo, incluso cuando duermo, creo que mi inconsciente ha aceptado que nunca será mio y ha decidido darme estos momentos sueños, ha decidido hacerme un poquito feliz, aunque sea mientras duermo...

Pero eso no significa que me contente con eso, no, que va, durante el día sigo torturándome, sigo buscándole con la mirada a cada paso, temblando cada vez que esta cerca o cuando me habla, no lo hago a propósito, ojala pudiera controlarlo, ojala pudiera decidir no mirarle o no temblar, pero no puedo, como el otro día, nuestros dedos se rozaron por unos segundos por error, y yo me eche a temblar mientras un escalofrió me recorría el cuerpo entero mientras me paralizaba y hacía que me bombeara la sangre a mil por hora al mismo tiempo.

Y no pude quitarme ese roce de dedos de la cabeza en todo el día, no he podido borrarlo de mi cabeza desde entonces...

Por lo que, ya ves, aquí sigo, soñando contigo, cuando no es sobre algo que nos pasa, es sobre lo que mi cabeza se imagina, o lo que mi corazón espera...

¡Y LA CULPA LA TIENES TU!, si, ¡tu!!, por ser todo lo que me gusta, No...¡¡LA CULPA LA TENGO YO...!! Por haberme atrevido a sentir esto que siento por ti, por no ser capaz de evitarlo, y por seguir aquí, soñando contigo...





jueves, 16 de febrero de 2012

Sigo soñando contigo parte 6

y todo lo que pude decirte fue... Gracias, era lo que esperabas, era lo apropiado para la situación, me habías consolado y dado tu apoyo y yo tenía que agradacertelo, lo hice, te di las gracias... pero ojala hubiese sido otro momento, en otro entorno, con menos gente alrededor, puede que tal vez la atmósfera hubiese cambiado, que yo me hubiese armado de valor y puede, puede que tal vez hubiese sido sincera contigo por una vez, me habría gustado, porque darte las gracias no fue suficiente, habían tantas cosas que me quedaban por decirte...

Es cierto que no pegaban en ese momento, pero en algún momento tiene que ser, algún día tendré que empezar a ser sincera y a decirte todo lo que me ahoga...

Aunque, puede que lo notaras, puede que oyeras mi voz temblar mientras hablaba, o que notaras que temblaba un poco, y...¿Sabes que? Puede que pensaras que era por lo que te contaba, por el dolor que rodeaba la situación que me embargaba, pero no, no vale de excusa, no era por nada de eso, era por ti, tienes ese efecto en mi, que le voy hacer, hace tiempo que me he resignado a ello, a que me tiemble la voz si te hablo, a ponerme roja cuando me sonríes, o a temblar cuando cruzas tu mirada con la mía o cuando te sonrió... no puedo evitarlo...

Puede que me vieras enrojecer cuando me diste tu apoyo con esos dos besos, y puede que para eso no pudieras encontrar una excusa razonable para justificarlo, y es que no había ninguna excusa razonable para explicarlo, la razón volvías a ser tu, y no es una excusa razonable, pero que le voy hacer, mi corazón ha decidido volverse loco cada vez que estas cerca, Dios, se ha vuelto loco incluso cuando no estas...

Por lo que, aquí me tienes una vez más, escribiendo lo que nunca me atreveré a decirte, aquí me tienes una vez más diciendo, que si, que sigo soñando contigo...

miércoles, 18 de enero de 2012

La cobarde que sueña contigo-parte 5

Hola, ¿Me reconoces? Soy yo, la idiota que sueña contigo, si, la que a pesar de tener mil problemas alrededor, no puede dejar de pensar en ti ni un segundo...

¿Sabes? He leído mi horóscopo, decía que hoy era el día indicado para decirle a la persona que me gusta lo que siento por ella, bueno, obviamente no lo he hecho, que fácil parece ahí escrito, declararte, mostrar tus sentimientos, decirle a ese alguien cuanto te importa... ojala fuera tan sencillo, ojala todo se limitara a decirte, eh, me gustas, que digo me gustas, ¡me encantas!, pienso en ti todo el tiempo y sueño contigo casi desde que te conozco, cuando entras en la habitación lo cambias todo, nada es igual desde ese momento, el entorno se emborrona y parece que solo estas tu, y te miro, te miro todo el tiempo, cuando creo que nadie lo nota, o que no me estas viendo, yo te miro, y no puedo dejar de hacerlo, por más que lo intento, mis ojos siempre te acaban buscando, y mi alma reza para que esta vez si me mires, si notes que estoy ahí, para que te des cuenta al mirarme de que haría cualquier cosa para hacerte feliz, para que en una mirada pudieses comprender que soy yo la que puede hacerte feliz, de que siempre he sido yo...

Pero no, no es tan fácil, no puedo llamarte y decirte todo eso, porque te morirías de risa, pensarías que me he vuelto loca, y te verías en la obligación de bajarme a tierra, y ponerme los pies en el suelo, de decirme ¡eh, deja de soñar conmigo, porque eso que sueñas nunca pasará! si, te verías obligado a hacerme daño, un poquito al menos, porque ambos sabemos que eres incapaz de herir a nadie, así que lo suavizarías todo lo posible, pero seguiría doliendo, ambos lo sabemos...

Y ya nada sería igual, bueno, puede que siguiera soñando contigo, creo que eso nadie podrá quitármelo nunca, a pesar de saber que solo son sueños, o a pesar incluso de tu rechazo, creo que pase lo que pase, siempre volveré hacia ti, yo lo se, siempre lo he sabido, y si te digo lo que siento tu también lo sabrás, y ya nada será igual, porque cuando se ponen las cartas sobre la mesa, todo cambia, siempre, yo seguiría soñando contigo y en parte seguiría siendo yo, pero oculta bajo cuatro capas de tristeza y un par de vergüenza, tu lo notarías, te sentirías culpable, y dejarías de ser tu, a ver si con eso dejo de soñarte, a ver si con eso dejo de sufrir...

Y yo no creo que pueda volver a ser la misma después de escucharte decir NO, pero sobre todo no puedo permitir que exista un mundo donde tu, dejes de ser tu, porque el mundo no tiene la culpa de mis delirios, y no sería justo que la persona más buena que he conocido cambie, aunque sea un poquito para que yo deje de estar triste...

Así que, no, no te lo he dicho, y no podré decírtelo nunca, aunque con un poquito de suerte, lograra controlar mis nervios y no temblar en la segunda frase, ni desmayarme en la cuarta, aun con esa suerte, tendría que escuchar, un NO, y no creo que tenga el valor suficiente para oír eso...

Si, sigo soñando contigo, pero no tengo el valor para enfrentarme a ello, si, soy una cobarde.



Recibe mis entradas por correo electrónico