sábado, 7 de agosto de 2010

Me salvó la vida...

Ángel escucha atentamente a su hermana Marta, su hermana pequeña, llevaban diez años sin verse, demasiado tiempo, y les había pasado de todo, tenían suerte de haberse vuelto a encontrar, Ángel no creía en Dios, pero cuando la vió acurrucada frente al portal de su casa, temerosa y asustada, pero sana y salva, fue lo primero que se le pasó por la cabeza, darle gracias a Dios por haberla cuidado...

La mira sonriendo, ella le cuenta que una vez estuvo a punto de atropellarla un coche y que un hombre la vió y la empujo saltando sobre ella al otro lado de la carretera, poniendola a salvo. -¡Me salvó la vida!- La oye decir, y eso le hace recordar el momento más bonito e importante de su vida...

-¿Sabes una cosa? A mi también me salvaron la vida una vez...

*¿Ah si? ¿Quien? ¿Que te paso?

-Daniela, mi chica, ella me salvó, aunque por aquel entonces aun no era mi chica...

*¿De que te salvó?

-En realidad... yo estuve perdido hasta que ella me encontró, era esa clase de chico que todo el mundo sigue, pero que en realidad todo el mundo odia, no tenía ambición por nada Marta, vivía al límite, sin importarme nada más, ajeno a mis responsabilidades, me movía por el mundo como si fuese el dueño de la creación, como si ya no me quedase ningún rincon en el mundo que conocer, nada que aprender, mi capacidad de sorpresa y de imaginación era nula, viví durante años sin conocer de verdad a nadie, cerrando las puertas a todo el mundo, sin comprometerme con nada ni con nadie, sin sentirme atado a ningún lugar... ¿Sabes? Nadie me vió nunca llorar, a los ojos de la gente, yo era alguien...seguro, altivo... alguien que no perdía el tiempo en tonterias, que nunca sufría porque no había nada lo suficientemente importante por lo que me mereciera la pena sufrir o arriesgarme, por el contrario, todos me vieron reir... siempre había una sonrisa en mi semblante, nadie pensó nunca que esas sonrisas esas fingidas... y lo que es peor, nadie sabía porque fingía en algo así... ¿Sabes por que fingía?

*¿Por qué?

-Porque me preocupé de estar rodeado siempre de gente, pero no deje que nadie me conociera de verdad, no le abría la puerta de mi alma a nadie, todos me conocían, todos querían pasar tiempo conmigo y tener mi numero de telefono en su agenda, todos querían decir que me conocían, pero nadie sabía nada de mi, nunca podrían saber como describirme, porque nadie me conocía realmente, y eso me produjó un aislamiento total del mundo, y me aislé tanto, que ya no conocía ningun motivo para sonreir, y mi cara ya no sabía mostrar sonrisas espontaneas, lo había olvidado...

*Es muy triste...

-...Si, lo es, fue una gran farsa, que ahora al pensarlo no se ni porque la forjé, no se porque actué así, tal vez fué sin darme cuenta, no lo se, pero así eran las cosas, pero, nadie puede estar tan aislado y que no le afecte ¿Sabes? , y eso me paso, el semblante de sonrisas fingidas que siempre mostraba, encondía muchas lagrimas y muecas detras, pero nadie lo sabía, y yo por dentro, me reconcomía, cada día un poco más, por un lado sufría por no poder sentirme arraigado a nada y a nadie y por otro... llevaba tanto tiempo asi, que no veía salida alguna, y me daba todo absolumante igual... me daba igual la gente, mi trabajo, si el mundo seguía girando o se paraba, me daba igual mi vida... todo me daba lo mismo... Y entonces, cuando lo creía todo perdido... ella apareció...

LLegó a mi vida como un rayo de luz, como un túnel de esperanza en medio de mi caótico mundo, nunca olvidaré ese día, iba corriendo hacía el trabajo y nos topamos, ni si quiera me fijé en ella, pero sus cosas se cayeron y me agache para ayudarla a recogerlas, y cuando alcé la cabeza nuestros ojos se encontraron... y nunca podré olvidar esa mirada y la sensación de vértigo que sentí cuando me sonrió al darme las gracias, en apenas un segundo me cambió la vida, porque en apenas un segundo me tope con ella y al mirarla, por primera vez en muchos años, sentí desaparecer el nudo que apretaba mi corazón, los musculos de mi cara se relajaron y sonrieron de verdad...

Después de eso, todo fué rodado, podría hablarte del primer beso, del primer baile, de la primera discusión, de todo lo que hemos vivido, de lo que significa para mi, de lo que siento cuando me abraza y del éxtasis que me sobrecoge cuando no la tengo cerca, del miedo que siento a que un día deje de sonreirme, deje sentir sus labios o simplemente deje de discutirme... prefiero hablarte de ese momento, porque en ese momento mi vida cambió.

Daniela me salvó la vida, no se que habría sido de mi si no llego a encontrarla, si ese día hubiese pasado de largo sin agacharme a ayudarla, cada vez que lo pienso se me encoge el corazón, porque nunca la habría mirado, y jamás habría sentido como con solo una mirada se derrumbó toda mi fachada y me sentí vulnerable por primera vez, no podría contarte como la deje entrar en mi vida poco a poco, como le descubrí mi alma entera, sin dejar nada para luego, sin escondrijos ni fisuras...

Daniela me salvó la vida, topé con ella y en apenas dos minutos le dió sentido a todo...
aunque después no hubiesemos empezado a salir, o aunque ella mañana se fuera de mi lado, le ha dado sentido a todo, y su recuerdo me iluminará para siempre...

Recibe mis entradas por correo electrónico