lunes, 26 de enero de 2009

el secuestro

Cuando comenzó a ponernos la punta del cuchillo en el cuello, uno a uno, con una frialdad que a estas alturas aún me asombraba, toda mi fé y esperanza que había guardado durante esas interminables horas de secuestro cayeron de pronto y solo pudé pensar en esas personas a las que ya no volvería a ver más, con las que ya no volvería a compartir mi vida, creo que esos instantes fueron los más valiosos que yo había tenido en mucho tiempo, vinieron a mi cabeza mis padres, mis hermanos, toda mi familia uno a uno, también pensé en mis amigos, me asombré cuando pensé en gente a la que ya creía olvidada debido al paso del tiempo sin contacto, ahí pude comprobar eso que siempre me habian dicho, que cuando trabas una amistad, una amistad verdadera es para siempre, aunque no vuelvas a ver a esa persona durante mucho tiempo, pero si los cimientos son buenos y el cariño es puro es para siempre, en esos momentos reviví amistades que ya creía olvidadas y acabadas, a veces hasta en el peor momento el ser humano es capaz de sacar algo bueno de ahí. Y entonces apareciste de nuevo por mi cabeza, te había tenido toda la tarde en mis pensamientos, angustiada, aferrandome a tu imagen como si la vida me fuese en ello, y en ese instante volví a darme cuenta, que si, que la vida me iba en ello, el cuchillo volvió a pasar por mi cuello, deteniendo mis pensamientos, pero volvió a pasar al siguiente cuello, al del hombre de al lado, el cual al mirarle pude advertir en sus ojos que sus pensamientos al igual que los mios estaban muy lejos de aquí, entonces volví a pensar en ti, creo que si el secuestrador nos hubiese preguntado uno a uno porque razon no queriamos morir, mi respuesta hubiese sido por ti, para poder seguir compartiendo mi vida contigo, cada día, para siempre.

Cuando nuestro secuestrador se cansó de jugar con nuestros cuellos nos amontonó a lo largo de la pared, no se que pretendía, creo que ni el mismo lo sabía, mientras el iba y venía de un lado a otro, yo solo podía pensar en ti, desde la mañana que te conocí hasta ese momento, había pasado mucho tiempo, pero sabía que aunque el secuestrador decidiese matarme, todo ese tiempo vivido había merecido la pena, y que si es verdad que existe otro mundo, que incluso allí jamas podría olvidarme de lo que sentí cuando entraste en aquel bar, ni tu sonrisa, ni tus palabras, jamas olvidaría el primer beso, ni la primera discusion, ni la primera reconciliacion, ni los primeros abrazos, ni los primeras sonrisas, no podría olvidar nada, jamas podría olvidar lo que significó conocerte, ir dandome cuenta poco a poco que no eras de esa clase de personas de las que decian te quiero, al contrario, eras de las que cada vez que lo decía lo decía en serio, comenzé a revivir de nuevo cada día que había pasado contigo, como en pequeñas diapositivas que pasaban una a una a toda velocidad, estaba absorta en mis pensamientos cuando de pronto el secuestrador se levantó, corriendo, y empezó a jugar con nuestros cuellos de nuevo, uno a uno, aunque ahora de manera diferente...

viernes, 23 de enero de 2009

La inocencia

Hace poco me dijeron que todos somos expulsados, en un momento de nuestra vida, del paraiso, dicen que somos expulsados del paraiso cuando perdemos la inocencia, y si, quien lo dijo tenia toda la razón, pero creo que en la mayoria de casos no podemos determinar un momento concreto, creo que perdemos la inocencia sin darnos cuenta, poco a poco, y de pronto un día miras dentro de ti y ves que la has perdido sin saber muy bien como.

No se en que momento me dí cuenta de que había mas mundo mas alla de lo que mis ojos podían ver, no se en que momento ví que existia la maldad, y que el mundo estaba lleno de ella, no se cuando aprendí que las guerras existian, ni cuando reaccione ante la idea de que había paises que estaban llenos de ella, y que aunque nos pareciera algo lejano en realidad nos afectaba.

No me acuerdo de la primera vez que sentí que habia gente pobre, que habia gente que pasaba hambre, no se cuando empece a darme cuenta de que no hacia falta irse muy lejos para comprobar que existia la tristeza, no se cuando descubri la muerte...

La inocencia se pierde con el tiempo, hay muchas cosas que aprendemos, muchos palos que la vida nos da y muchas lecciones que nos enseña y no consigo recordar en que momento fueron...

Solo sé que un día mire a mi alrededor, y vi que las violaciones, los asesinatos, el maltrato, eran algo mas que palabras que se oian en television, y que simplemente estaban ahí en la vida...

Cuando pierdes la inocencia, pasas a otro mundo, ese mundo en el que hay que tomar deciciones, elegir unas cosas y renunciar a otras, ese mundo en el que nos caemos una y otra vez, y en cada caida crees que nunca podras levantarte pero al final milagrosamente vuelves a estar de pie, ese mundo que te hace ver que no todo el mundo es bueno, y que te enseña que el mundo esta tambien lleno de odio y de tristeza...

Ese mundo que a todos nos libera, y que al mismo tiempo odiamos en cada caida, en cada nuevo desazón, en cada nueva lección que generalmente llega demasiado tarde, en cada tristeza y cada signo de maldad que compruebas, ese mundo que nos cuesta entender que siempre será un tira y afloja, pero que eso es lo bonito y lo importante, mientras tires y aflojes, mientras luches y caigas...todo ira bien.

La vida son fases, la inocencia es una de ellas, y aunque no queramos, todos tenemos que dejarla atras para poder seguir...

sábado, 17 de enero de 2009

Amor limitado

Ahora que te estas alejando, por el bien de los dos, solo me quedan tus fotos, tus palabras, solo me queda tu presencia en mis recuerdos, esos recuerdos que no quieren irse de alli, te has metido dentro, muy dentro de mi, y ya no se como sacarte de aqui, nunca pense que querer a alguien pudiese llegar a ser tan doloroso, nunca pense que sentir amor por alguien pudiese hacerme tanto daño...

Pero bueno, supongo que con el tiempo me he acostumbrado a todo esto, a que a pesar de todo te siga llevando tan dentro, hay cosas que no pueden ser, que con quererse no basta, y eso ocurre ahora, y da igual cuantas historias te sepas, o cuantas buenas intenciones tengas para el otro, da igual que la otra persona sea para ti lo mas importante de esta vida, da igual... hay veces que no es suficiente.

Dicen que todo el mundo tiene un amor en la vida, que nunca olvida, el mas especial, el más unico, ese que sabes que jamas se repetira, y que nunca sentiras nada igual por alguien, y que nadie sentira nada igual por ti...

Puede ser que sea verdad, y que el nuestro, seamos tu y yo, es muy probable, pero a veces pienso que no, porque nadie ha hablado nunca de dos personas que se amen, que quieran demostrarse su amor y no puedan, ¿Que pasa con esa clase de amor?

¿Que pasa con el amor que se encuentra limitado por la vida?

¿Y que hacen esas personas si jamas consiguen olvidarse?

domingo, 11 de enero de 2009

una hora en el psicologo

Ya estamos aquí, una vez más, después de un duro día de trabajo, ¿Sabes que? Hay días que uno no debería levantarse de la cama, tampoco se perderia nada, porque todos los días son iguales, cada día que pasa es igual que el anterior, en la vida todo se acaba convirtiendo en monotonía, por eso, dime, ¿Para que levantarme mañana? Si voy hacer exactamente lo mismo que hoy, y después volveré aquí, me acostaré en este mugriento sofá y volveré a quejarme de todo esto, y volveré a poner una mueca cuando me acuerde de las veces que toqué la felicidad con la punta de los dedos y creí que sería así para siempre, y después... Después tu te quedaras aquí, guardaras la libreta donde apuntas mis monologos diarios, lo único que dirás en toda esta hora será, se acabó el tiempo, vas mejorando, vuelve mañana, y mientras tu recibes a otro paciente, yo me iré a casa, le leeré a los niños, escucharé sus andanzas en el colegio, mi marido fingira escuchar mientras lee el periodico, hasta que se de cuenta de que ya es tarde, y soltará, ¡eh tu! acuestales a dormir, yo lo haré, volveré a la cocina a fregar los platos de la cena, le haré su café de cada noche, y sin mas preambulos, ni despedidas, y sin cruzar una palabra se irá a dormir, yo fingire ver la television durante un rato, y al final decidire que será mejor irse a dormir, y a la mañana siguiente sonara el despertador y me dirá ¡eh tu! levanta a los niños y hazme el desayuno... y vuelta a empezar.

RING!!

-Se acabó el tiempo, vas mejorando, vuelve mañana.

domingo, 4 de enero de 2009

Para Miguel Angel, te quiero.

Cuando te duele mirar hacía atrás y te da miedo mirar adelante, mira hacia la izquierda o la derecha y allí estaré, a tu lado.



La vida nunca es fácil, nadie dijo que lo fuera, y desgraciadamente no nacemos con un manual bajo el brazo, el cual podamos leer y nos sirva de guía a lo largo de nuestra vida, eso no existe, y a todos nos llega un punto en el que tenemos que decidir y vivir por nosotros mismos, entonces nos damos cuenta de que no es fácil, entonces te das cuenta de que equivocarse es humano, te das cuenta de que tu corazon puede sentir muchas cosas al mismo tiempo, y es cuando deseas un manual que te diga que toca hacer ahora, y aunque ese manual no exista, de caernos y levantarnos uno va aprendiendo, la vida es una larga tarea de aprendizaje, no dejaras de aprender ni un solo día, ni uno solo, también llegara un día que te daras cuenta que hay cosas que pasan, que no dependen de nosotros, que nos gustaría borrar y que no se puede, que nadie lo ha decido, pero que es así, nunca olvides que cada uno decide su propia vida, pero que hay cosas que no alcanzan a la razon y que pasan sin más...

Pero sobre todo recuerda, que por muy mal que estes, por muchas veces que te caigas, por muy dura que haya sido la caida, o por mucho trayecto que tengas que recorrer para volver a levantarte, recuerda que siempre saldras, siempre encontraras manos que te ayuden en el camino, y pequeñas piedras que quieran entorpecertelo, siempre habra momentos de debilidad, pero tambien de fortaleza, y recuerda que las manos y la fortaleza siempre ganan, nunca lo olvides, da igual donde caigas, siempre te levantaras.

Nunca olvides, ni por un momento, cuan grande es tu valía, porque tu, precisamente tu, vales muchisimo, y puede ser que un día te levantes y no lo veas, pero tu seguiras valiendo muchisimo, es como si un día te levantas y el cielo esta nublado, tu no ves el sol pero eso no significa que detras de las nubes no siga brillando, tu igual, puede que no lo veas, o que en determinado momento estes machacado, pero tu valor es el mismo.

Y sobre todo recuerda que pase lo que pase, siempre estaré contigo, a tu lado, te ayudaré a quitar las piedras del camino y juntos alzaremos el vuelo las veces que haga falta, te cogere para que no caigas al vacio, cuantas veces sea necesario, y sobre todo te querré siempre, porque te quiero, te quiero muchisimo, no lo olvides nunca.


Nunca olvides como eres, porque tu eres especial, se siempre así, porque vales mucho, te quiero muchisimo, hoy, mañana y siempre. Eres una gran persona, siempre estare contigo, siempre, cada día estoy contigo, cada día, aunque no puedas verme fisicamente, pero yo siempre estoy contigo, y de verdad nunca olvides cuanto vales, ni cuanto te quiero.


Simplemente, gracias por ser tu, por existir, y por formar parte de mi vida.


viernes, 2 de enero de 2009

Hoy, quiero volar...

Hoy, más que nunca, necesito volar lejos, muy lejos de aquí, hoy necesito olvidarme de que será la vida quien decida mi muerte y no yo, necesito sentir el aire en mi cara y suspirar aliviada, dandome cuenta de que el ser humano aun puede respirar para vivir, y que este manto negro que me envuelve, me ahoga y me impide respirar, no es más que solo eso un manto que algún día podré retirar...

Necesito volar para ver de lejos a mis amigos, ya que no me quedan fuerzas para verles cara a cara, necesito estar en sus mentes para, dios lo quiera, ver que sienten cariño hacia mi, aunque yo no lo vea.

Necesito volar a otros rincones, para ver otras realidades que me permitan olvidar mis defectos y mis errores, para engañarme durante un rato, para creer que mis errores no son importantes, y que cuando vuelva no me pesaran, para consolarme a mi misma negandome lo evidente...

Hoy, quiero volar...

Recibe mis entradas por correo electrónico