jueves, 5 de febrero de 2009

A veces para saber de verdad como está alguien, solo hay que prestar mas atencion a los gestos, a la mirada, a todo lo que no se dice, porque a veces una mirada dice más que mil palabras, un silencio aporta más información que una larga conversación, porque generalmente las palabras más sinceras se dicen en silencio...

Porque hay días que salimos a la calle sonriendo y en el fondo, solo deseas que alguien te diga " ven aquí conmigo" y poder llorar en sus brazos y desear que no te suelte jamás, porque un día te das cuenta de que no se puede decir siempre todo lo que pensamos y aprendes a guardar tus pensamientos dentro de ti aunque sabes que al final todo lo que no dices te quemará.

Porque hay palabras que duelen, miradas que matan, gestos que humillan, porque cuando todo se junta en un día ese día duele, pero vuelves a callarte porque el dolor acobarda, paraliza, entonces vuelves a pensar que no tienes derecho a quejarte, y mientras nos ahogamos poco a poco en nuestra tristeza nos cubrimos con la manta de las apariencias para que no se note, para que sigan sin preguntar, para eludir la realidad...

Porque un día descubres que eres capaz de dejar tus lagrimas a un lado para secar las lagrimas de otro, sin pedir que nadie te seque las tuyas, tan solo apartandolas y guardandolas para los momentos a solas...

Porque al final te das cuenta de que la soledad es tu compañera de vida...

No hay comentarios:

Recibe mis entradas por correo electrónico