domingo, 19 de julio de 2009

Como un niño...

Lorena y David caminaban hacia el cine, sin hablar, cada uno pensando en sus cosas, y David al mirarla podía observar su rostro triste y apagado...


-Lorena, ¿Te ocurre algo? Pareces triste..
-No, no me pasa nada, invenciones tuyas.
-Si tu lo dices...
-(Absorta en sus pensamientos) ¿Que que me pasa? Ojala pudiera decirte lo que me pasa... me pasa que no consigo caminar contigo como si nada, después de tres años juntos me dejaste y te empeñaste en que fueramos amigos, pero yo no puedo...

Contigo he vivido lo que nunca pensé que viviría, cada día a tu lado era maravilloso, cada minuto alejada de ti me parecían siglos, nuestra historia fue tan bonita que parecía sacada de una serie de televisión, aprendí a amar a pulso, entregandolo todo a cada minuto, te abri mi corazón, te entregué mi alma y te amé, te amé como nunca había amado a nadie...

A veces solo necesitaba verte para que una sonrisa invadiera mi rostro, otras estar rodeada entre tus brazos me parecía la mejor manera de ocupar el tiempo, otras las caricias de nuestros dedos entrelazados al pasear por la orilla de una playa perdida escogida para pasar un fin de semana me resultaba el juego mas divertido del mundo, oler tu aroma, ver tu sonrisa, observarte dormir, disfrutar de tu mirada, perderme entre tus brazos, disfrutar del sabor de tus besos, encontrar tus manos perdidas en mi cuerpo, dormir apoyada en tu pecho desnudo...cualquiera de esas cosas me bastaba para tocar el cielo...

Pero todo se acabó, un día llegaste y ya no hubo beso, ni sonrisas, ni miradas, rompiste con tres años de relación de la manera mas fría que había, del modo que siempre dijiste que no usarías, sin explicación ninguna, tan solo dijiste..."todo se acabó...." y desde entonces pretendes que seamos los más amigos del mundo, y que paseemos por la calle como si fueramos simples amigos, y yo no puedo, porque yo te quiero, porque yo quiero lanzarme a tus labios y perderme en tus brazos como siempre, y ya no puedo, y por eso estoy triste, y por eso cuando te empeñas en que quedemos me paso la tarde triste, callada y vacía, porque no puedo hacer como si nada hubiese pasado, no puedo borrar los tres años que hemos vivido, no puedo...

Y si te digo todo esto, serás tu el que estes triste, y te sentiras culpable, y me pediras perdón, y no quiero, prefiero seguir pudriendome y que tu sigas en la ignorancia, pero por lo menos que sigas siendo feliz...Me halaga que te preocupes, pero será mejor que no sepas nada...

-(David la miraba por el rabillo del ojo mientras pensaba) Solo espero que no sea por mi, no soportaria verte sufrir...



Lo que Lorena no sabía es que David era tan niño, que necesitaba que todo en su mundo estuviese perfecto, por eso se contentaba con su respuesta y no insistia más, porque le es más fácil cerrar los ojos y no ver la realidad que abrirlos y enfrentarse a los miedos de Lorena causados por su ruptura, le es mas fácil seguir huyendo que explicar los motivos de su abandono...

1 comentario:

La Chica Piruleta dijo...

Ser amigos es tan difícil cuando sigue habiendo amor...sino existiera amor quizás sería más fácil, o no, quien sabe.

Muchos besos!!

Recibe mis entradas por correo electrónico