jueves, 7 de octubre de 2010

Huir

Quería huir, pisar el acelerador y alejarme de todo lo que me recordara a esta ciudad, quería perderme en caminos que nunca me llevaran de vuelta, abandonar todos mis recuerdos y evadirme de todo lo que me recordara a ti...

No sentía rabia, ni dolor, ni angustia, ni siquiera miedo, solo sentía que estaba vacia, mi cuerpo seguía ahi, avanzaba con los kilometros del coche, pero dentro no había nada, el corazón y el alma los entregue por completo a nuestro proyecto, a nosotros, a nuestra vida, y ahora... el proyecto fracasa y mi esencia se ha quedado tirada en las calles, herida, al filo de la muerte, vagando sin sentido buscando un remedio para sanar la plaga de la que se ha visto infectada, pobre infeliz, no sabe que ya no hay vuelta atrás, que es una enfermedad sin cura de la que nunca podrá escapar... tan solo cubrirla a ver si así el dolor se atenua...


2 comentarios:

El Ser Bohemio dijo...

La verdad es feo cuando nos pasa eso. Sentimos que dimos todo, que nos entregamos por completos y de repente, estamos vacíos nos sentimos sin nada. Se van los proyectos, se van las caricias. Pero bueno la vida sigue hay que agarrar los recuerdos guardarlos en nuestra memoria y con fuerzas seguir el camino. besos

http://el-ser-bohemio.blogspot.com/

La Chica Piruleta dijo...

Me he sentido así últimamente y que mal se pasa.
Muchos besitos bonita.

Recibe mis entradas por correo electrónico