domingo, 23 de noviembre de 2008

es imposible

Al mirarte vuelven a mi tantos momentos.., se agolpan uno a uno en la retina de mis ojos.

Recuerdo lo fácil que era todo cuando te tenía junto a mí, recuerdo lo segura que me sentía al oirte decir "yo estoy aquí", recuerdo las risas en la noche, los silencios en la madrugada, la tranquilidad y la calma que me proporcionaban tus abrazos al amanecer.

Recuerdo tus lagrimas cuando sufrías por mi, nunca viviré lo suficiente para recompensarlas, recuerdo cada palabra tuya, como edictos filosóficos que nos hacían soñar.

Recuerdo esas ganas compartida de querer cambiar el mundo, recuerdo esa extraña sensación de extasis que sentía cuando empezaba a decir cosas sin sentido solo para verte reir...

Recuerdo las noches en vela, trabajando en tu nombre, ayudandote minuto a minuto, y aunque no lo creas, fueron noches grandiosas.

Ahora que lo pienso, hay algo que nunca te he dicho, algo que me dijeron una vez, ... un sabio me dijo que en la vida tenemos dos familias, una es la que nos pertenece por sangre y nacimiento, esa que nos toca y no depende de nosotros, la otra es la familia que se nos permite escoger, los amigos. Y en esta última, gracias a tí, he sido muy afortunada.

Recuerdo cuando todos creian que eramos pareja, y se negaban a creer lo contraio, decían que no era posible que dos amigos se quisieran tanto, que equivocados que estaban.

Recuerdo nuestra mirada después de una pelea, seguido de un largo abrazo, sin palabras, porque no hacían falta palabras de disculpa, el vínculo que nos unía, era mucho mas grande y fuerte que todo lo demás.

Y ahora...ahora no puedo dejar de mirarte con la vista empañada, pensando que mañana ya no estaré, y que hoy será la última vez que te vea como duermes, como ries, como sueñas...durante mucho tiempo.

No se si podré volver, pero nadie me quita lo vivido, y todo lo vivido, todos esos recuerdos, me los llevo conmigo, y como dijimos una vez, la distancia no hace el olvido, lo hacen las personas, y ni tu ni yo, podremos olvidarnos nunca, es imposible olvidar algo así.

No hay comentarios:

Recibe mis entradas por correo electrónico