domingo, 2 de agosto de 2009

La 4ª vez

Camino con paso rápido por los pasillos de la oficina, cuanto antes revise los documentos con Mark antes me iré a casa, entonces justo al doblar la esquina del ultimo pasillo que me dirige hacia el despacho de Mark apareces tu, de nuevo, enfundado en tu traje azul oscuro, con tu pelo engominado y esa sonrisa seductora... casi estoy a punto de volver por donde he venido cuando comienzas a hablarme...

-...Gisele
-Steven

y entonces otra vez, los dos nos callamos y sonreimos durante unos segundos, comprendo que quien nos este viendo pensara que somos tontos y me apresuro a terminar con este momento-cliché que parece sacado de una pelicula americana...

- Voy al despacho de Mark a revisar los documentos del presupuesto para los proximos meses.

-Oh, ya, Mark no está, tenia una reunion con sus abogados por el caso Slicker.

-Vaya, el caso Slicker, ¿ Aun sigue con eso?

-Si, han tenido algunos problemas pero creo que hoy iban a intentar llegar a un acuerdo.

-Bien, a ver si lo cierran pronto, bueno pues vendré más tarde.

-Oh, no, espera, me ha pedido que los revise contigo, que le hagamos un balance aproximado y que se lo dejemos todo encima de su escritorio...que ya lo verá todo él después cuando vuelva.


-(Titubeando)- Esta bien.

-Vamos al despacho de Mark.




4 horas mas tarde...


-Gisele
-¿Si?
-Yo no se que va a decir Mark cuando vea esto, probablemente haga el otro porque este no cuadra por ningun sitio.
-(Pensando)- No me extraña, llevamos cuatro horas con esto, y yo solo puedo concentrarme en tus ojos, en tus labios, en tu voz, en tu manera de hablar, en el ruido que haces al pasar cada página del informe, y en tus manos...en esas grandes manos que solo con imaginar que recorren mi cuerpo ya me pongo a cien y comienzo a marearme..

-¿Estas bien Gisele? te encuentro extraña, aturdida y estas sudando.
-Solo estoy un poco mareada
-Si quieres descansamos y seguimos más tarde
-Si, será mejor. Voy a salir un momento.
-Espera, lo bueno de trabajar en el despacho de Mark es que tiene su propio baño, quedate mejor ahi sentada y yo te traigo una toalla mojada de agua para refrescarte.
-Pero...
-No hay peros que valgan.

Te veo marchar hipnotizada y cuando vuelves con la toalla veo que te has desanudado el nudo de la corbata, te has soltado un poco la camisa, y con ese estilo desenfadado, ahora estas irremediablemente sexy.

Te situas detras de mi, y comienzas a pasarme la punta de la toalla mojada y sin escurrir por el cuello, por los hombros, y las gotas comienzan a resbalar por mi cuello hasta llegar hasta mis pechos, tu mano sigue bajando y me desabrochas el boton de la camisa, vuelves a subirla y sigues pasandome la toalla, esta vez por la espalda donde me desabrochas con cuidado el sujetador

-Steven, será mejor que pares

Pero tu pareces no escucharme, y sigues, yo estoy como hipnotizada por ti y por tus manos y soy incapaz de pedirte que pares o de alejarme, entonces vuelves con la toalla a mis hombros y tus manos vuelven a bajar hasta llegar a mis pechos, esta vez bajas y los tocas, primero con la toalla, primero uno luego otro, mientras empiezo a sentir tus labios en mi cuello, entonces dejas la toalla, y ya solo estan tus manos en mis pechos, tus dedos haciendo circulos en mis pezones, mientras tus labios siguen entreteniendose en mi cuello...

Entonces me giro, te beso, y tu me acuestas encima del escritorio tirandolo todo por el suelo...sonrio mientras recuerdo que es la 4ª vez que acabamos asi este mes...

2 comentarios:

Dante Lorenzo dijo...

Hola, llegué por casualidad a tu blog y me pareció interesante y me decidí seguirte. Conforme pase el tiempo iré leyéndote. Espero que puedas pasarte por el mío
Saludos
Dante
http://lorenzodante.blogspot.com

El Hombre en hacia dijo...

Genial, sabes trasmitir el buen erotismo. Gracias. Seguimos en contacto.
Salud!
http://ladesesperacioneslamuertesilenciosa.blogspot.com/

Recibe mis entradas por correo electrónico