domingo, 11 de abril de 2010

La pequeña Daisy


Daisy jugueteaba en el frío parquet de madera del salón con Jackelyne, su muñeca preferida y una mugrienta manda de color marrón posada junto a su regazo, que nunca soltaba por más que su madre insistía en lavarla. Pero Daisy no pensaba soltarla jamás, la manta había sido de su padre cuando era pequeño y llevaba bordado su nombre, Jack, y este se la había entregado la noche antes de que partiera según le habían dicho a la pequeña, a un país llamado Afganistán que estaba en guerra.

De aquella lejana noche, Daisy sólo recordaba su propio llanto mientras le preguntaba a su padre porque se tenía que marchar... ¿Por que te vas eh? Tu no eres Afgano o como se diga, ¿Que pintas tu allí? Jack, no supo que responder, solo atino a darle la manta diciendole que la abrazara cada vez que se sintiera sola o lo echara de menos, y que él, desde donde estuviese, recibiría el calor de su abrazo y eso lo protegería... Aquella noche, Daisy se durmió abrazada a su madre, Rachel, y a la mañana siguiente, su padre, ya se había marchado.

Su madre, se asombraba cada día de la voluntad e inocencia de su hija, la cual, abrazaba la manta durante todo el día y toda la noche, con la certeza absoluta de que de esta manera, su padre, regresaría a casa sano y salvo pronto...

La marcha de Jack las había unido más aún, solo se tenían la una a la otra, pero Rachel, no sabía que haría si Jack no regresaba, ahora ella y la pequeña Daisy sabían que la vida de Jack dependía de un hilo muy fino que se podía romper en cualquier momento y las dos perderían demasiado si eso sucedía... Mirando el reloj, alejó de su cabeza esos pensamientos...

*Daisy, ya es hora de acostarse cariño

* Si mamá- contestó al tiempo que se levantaba de un salto con la manta y la muñeca en la mano.

Ya en la habitación, Rachel la arropó y desde el quicio de la puerta observó como Daisy besaba la foto de Jack y abrazaba la manta una vez más dispueta a dormir. Antes de que cerrara la puerta, Daisy la llamó:

*¿Mamá?

*¿Si cariño?- Contestó acercandose a la cama

*¿Crees que papá se ha olvidado de nosotras? Puede que allí, en la guerra, tenga muchas cosas que hacer y no tenga tiempo de acordarse de nosotras...

*Daisy-susurró Rachel- ¿Como puedes pensar eso? Claro que se acuerda de nosotras, y nos echa de menos, oyeme bien, no hay nada, absolutamente nada, ni el tiempo, ni la distancia, ni otro país, ni una guerra, nada, ¿Me oyes? NADA, que pueda hacer que tu padre se olvide de nosotras, y mucho menos de ti, porque te quiere con toda su alma cielo, estoy segura de que se acuerda a cada minuto de ti, y de que reza cada noche para que crezcas sana y feliz para que cuando vuelva, sigas siengo la niña guapa, encantadora y feliz que el dejó aqui al marcharse, su dulce princesa, como el siempre te llamaba...

Se miraron a los ojos, envueltos en lágrimas, y Daisy contestó:

*¿Tu crees?

*Claro que sí cariño

*Es que a veces le siento cerca, como si nunca se hubiese ido, pero a veces no siento nada mamá... Pero tienes razón, es imposible que se haya olvidado de nosotras.

*Claro que es imposible, hasta mañana cielo. Que descanses. Y recuerda que tu padre siempre está contigo, aunque a veces no lo sientas asi, pero esta siempre aqui contigo en tu corazón.

*Hasta mañana mamá.

Cuando su madre salió de la habitacón, Daisy abrazó la manta con mucha fuerza y cerró los ojos.

Al mismo tiempo, a muchos kilomentos de allí, Jack, entreabrió los ojos, una enfermera se acercó a él.

*¿Como se encuentra Sargento?

*Aturtido... ¿Que ha pasado?

*Hace una semana recibió dos impactos de bala, ha estado incosciente desde entonces, la verdad es que temiamos por su vida, ha tenido usted mucha suerte...

Jack sonrió, sabía que eso era cosa de su pequeña Daisy...

4 comentarios:

Ivo Serentha and Friends dijo...

My compliment for your blog and pictures included,I encourage you to photoblog

CLICK PHOTOSPHERA

Even week another photo album

Greetings from Italy,

Marlow

Sara Blanco dijo...

Tengo 873 escalofríos por haber leído este textito :)

Lunatica Estrellada dijo...

Que tierno!!! me has hecho acordarme de una amiga que tiene a su padre en el hospital por un accidente que tuvo y paso casi 3 meses en la UCI y nunca se separa de el para nada... justo hoy iba a verla y si no llega a ser por que e leido esto se me olvida por completo...

en fin, que me pongo sentimental...me gustado mucho, pero como todo lo que escribes ^w^
Pronto actualizo el blog y te viso. bss

rOo RAMONE dijo...

princesa...
y me gusta siempre pasarme por acá, que aunque a veces no firmo me entretengo siempre con tus letras
eres buena! :)
Y este sin duda me ha gustado :D
Un abrazo Leni!
Besos

Recibe mis entradas por correo electrónico