martes, 6 de diciembre de 2011

Aún me hace sonreír... Parte 3

Estaba jugando con la anilla de un refresco, al abecedario, hacía tanto que no lo hacía, en realidad, era algo inconsciente, mientras hablaba con mis amigas, jugaba, ni siquiera lo pensé, ni si quiera pensé en ti mientras lo hacía, el caso es que al final, se soltó, la anilla se soltó justo cuando llegue a la primera letra de tu nombre, y por un instante desvié la atención de la conversación, mientras la sostenía entre mis manos, y la miraba como si te estuviera mirando a ti, y la guarde como si fuera algo muy importante...

Por lo que, si, has acertado, sigo soñando contigo, y sigo haciendo la idiota cuando estas cerca, como buscarte con la mirada por la habitación mientras finjo que hago algo, escudriñar tu rostro para aprenderme de memoria todas tus expresiones del día para luego poder recordarlas o echarme a temblar en las extrañas ocasiones que cruzas tu mirada con la mía, por no hablar de cuando me hablas, a veces siento que desfallezco y tengo que agarrarme fuerte a lo primero que tenga cerca para no caer...

También hago cosas idiotas cuando no te veo, como guardar la anilla de la lata de un refresco que se ha soltado por la letra de tu nombre, o imaginarme como seria mi vida contigo a pesar de saber que eso nunca sucederá...

Si, sigo soñando contigo, y sigo haciendo la idiota, pero que le voy a hacer, pensar en ti aún me hace sonreír, solo con pensarte un instante ya consigo pasar bien el día, ya ves, tienes el poder de hacerme un poquito más feliz sin estar cerca, y ni si quiera lo sabes...

No se, tal vez soñar contigo merezca la pena mientras eso me haga un poquito más feliz...¿ No?

1 comentario:

La Chica Piruleta dijo...

Tal vez merezca la pena por un tiempo, después, quizas...te haga sufrir.
¿No crees?

Besitos de piruleta.

Recibe mis entradas por correo electrónico