domingo, 18 de diciembre de 2011

¿De que me sirve soñar contigo? Parte 4

Puede que soñar contigo me haga daño, puede que deba dejar de hacerlo, o tal vez no es soñar contigo lo que me hace daño, si no darme cuenta de que esos sueños nunca se harán realidad...

El otro día te vi más tiempo de lo habitual, al principio estaba emocionada, pensaba que aunque hubiera mucha más gente podría ser especial, que podría ser diferente, pero no lo fue, fue como ha sido siempre, como han sido todos mis momentos, todos mis sueños, tristes y decepcionantes...

Al principio cuando te vi llegar, tuve que agradecer estar sentada porque de lo contrario estoy segura de que me habría caído, estabas guapísimo, y por un momento temí que no fueses tu, que hubieses cambiado que te hubieses dado cuenta de tu belleza y te hubieses convertido en un gilipollas integral, pero no, no era así, afortunadamente seguías siendo tu...

Pude observarte toda la noche y cada minuto que pasaba volvía a ver todo lo bueno que hay en ti, todo lo que ya había visto, lo que ya me sabía de memoria aunque a veces aún me sorprenda que haya alguien como tu, y una noche más me demostraste que seguías siendo tu, tu con tu simpatía, con tu seguridad, con tu optimismo, con tu bondad, con tus buenos deseos, tu con tu poder para hacer que todo el mundo se sienta bien, tu creando una vez más esa atmósfera de comodidad a tu lado, tu sonriendo, con esa sonrisa que hace que todo en el mundo parezca menos malo...

Y me alegre, me alegre de que exista alguien tan bueno como tu, alguien que merece la pena conocer, alguien que te hace pensar que en el mundo aún hay esperanza, que la humanidad tendrá una oportunidad mientras existas tu porque eso querrá decir que puede que no seas el único, que puede que aún haya gente buena por ahí...

Pero también me di cuenta de que mientras tu eres tu, yo sigo siendo yo, sigo siendo incapaz de acercarme a ti, de hablarte, de estar a tu lado más de un minuto sin que me tiemble todo el cuerpo...

Tu sigues siendo tu, y yo... solo soy yo, somos como el agua y el aceite, como dos imanes que se repelen para siempre, no hay forma de que en esta vida, alguien como tu este con alguien como yo... y no hay nada en el mundo que pueda cambiar eso...

Y de eso también me di cuenta el otro día, mientras te observaba, había cientos de chicas que podrían estar contigo y que estarían encantadas de hacerlo, más de la mitad del lugar te habría seguido donde fuera si se lo hubieras pedido, y no, no lo hiciste, pero eso no significa que no viera tu mirada, la vi, me di cuenta de que probablemente, entre esas chicas, ya has encontrado a alguien con quien estar, alguien que se parezca a ti, alguien más guapa que yo, mejor que yo, definitivamente alguien que no desentone tanto como lo haría yo...

Por eso debería dejar de soñar contigo, ¿De que me sirve? Si, es cierto, sigo siendo feliz cuando pienso en ti, y soñar contigo me ayuda cada día a que todo vaya mejor, aunque tu no te des cuenta, pero...¿De que me sirve soñar contigo, si al final solo te tendré en sueños? Debería dejar de soñar contigo, el problema es que no puedo.




1 comentario:

La Chica Piruleta dijo...

¿Quién dice qué desentonarias a su lado? Quizas él desentone al tuyo.
Cree más en ti misma, en lo guapa que eres, en lo que puedes lograr.
Si tu no lo haces, nadie lo hará.

Besitos.
Y cuanto tiempo ^^

Recibe mis entradas por correo electrónico