jueves, 16 de febrero de 2012

Sigo soñando contigo parte 6

y todo lo que pude decirte fue... Gracias, era lo que esperabas, era lo apropiado para la situación, me habías consolado y dado tu apoyo y yo tenía que agradacertelo, lo hice, te di las gracias... pero ojala hubiese sido otro momento, en otro entorno, con menos gente alrededor, puede que tal vez la atmósfera hubiese cambiado, que yo me hubiese armado de valor y puede, puede que tal vez hubiese sido sincera contigo por una vez, me habría gustado, porque darte las gracias no fue suficiente, habían tantas cosas que me quedaban por decirte...

Es cierto que no pegaban en ese momento, pero en algún momento tiene que ser, algún día tendré que empezar a ser sincera y a decirte todo lo que me ahoga...

Aunque, puede que lo notaras, puede que oyeras mi voz temblar mientras hablaba, o que notaras que temblaba un poco, y...¿Sabes que? Puede que pensaras que era por lo que te contaba, por el dolor que rodeaba la situación que me embargaba, pero no, no vale de excusa, no era por nada de eso, era por ti, tienes ese efecto en mi, que le voy hacer, hace tiempo que me he resignado a ello, a que me tiemble la voz si te hablo, a ponerme roja cuando me sonríes, o a temblar cuando cruzas tu mirada con la mía o cuando te sonrió... no puedo evitarlo...

Puede que me vieras enrojecer cuando me diste tu apoyo con esos dos besos, y puede que para eso no pudieras encontrar una excusa razonable para justificarlo, y es que no había ninguna excusa razonable para explicarlo, la razón volvías a ser tu, y no es una excusa razonable, pero que le voy hacer, mi corazón ha decidido volverse loco cada vez que estas cerca, Dios, se ha vuelto loco incluso cuando no estas...

Por lo que, aquí me tienes una vez más, escribiendo lo que nunca me atreveré a decirte, aquí me tienes una vez más diciendo, que si, que sigo soñando contigo...

No hay comentarios:

Recibe mis entradas por correo electrónico