domingo, 4 de marzo de 2012

Sigo soñando contigo parte 7

Hace un día precioso, es la fiesta de la ciudad y estoy con mis amigos pasándomelo en grande, de pronto, un amigo mio me abraza, en voz baja me habla, comienza a agradecerme algo, pero yo... yo no puedo escucharle, no puedo escucharle porque cuando miro al frente veo venir a otro amigo, y viene con el... con el chico con el que llevo soñando desde hace meses, mi amigo aún me tiene abrazada, aún habla pero yo solo puedo mirarle a él, su rostro, ha cambiado, han pasado por el varias emociones en un momento, sorpresa, tristeza, rabia, las lagrimas surcan sus ojos y aprieta los puños con fuerza, mi amigo aún me tiene abrazada y él, sin ni siquiera saludar a nadie agacha la cabeza y se va...

Yo me quedo aturdida, por mi mente corren cientos de preguntas, " ¿Que ha sido eso? ¿Han sido celos? No, no puede ser ¿Verdad? ¿Por qué iba él a sentir celos? ¿Acaso... acaso siente algo por mi?" Me digo a mi misma que no, pero que ya es hora de averiguarlo.

Por fin me decido, me suelto de los brazos de mi amigo, le digo que no tiene que darme las gracias por nada, aunque en realidad apenas sabía porque me las estaba dando, y me siento un poco culpable por no haberlo escuchado, pero no es el momento, ahora no puedo pensar en nada más, sin más les dejo ahí a todos y echo a correr...

Le atisbo de lejos mientras corro, y casi temo que me fallen las piernas por correr tan deprisa, pero es que me daba miedo no alcanzarle, no podía quedarme así, por fin llego a su altura...

-¡Espera!- le grito casi sin aliento

El, se da la vuelta despacio y vuelvo a ver en su rostro, la misma rabia, la misma tristeza...

-¿Si? ¿Que quieres?- me contesta con más dureza de la necesaria, casi con odio, me sorprende tanto que me encojo de miedo y empiezo a temblar, el parece darse cuenta porque de repente veo en sus ojos una pizca de remordimiento

Me decido a hablar antes de que el remordimiento pase y termine por odiarme por completo.

-Quería explicarte lo que ha pasado antes, lo que has visto.- ¡Dios porque empiezo así, ni si quiera puedo saber con certeza si está cabreado con eso y yo ya empiezo justificándome!

-¿Explicarme el que?- Vuelve a decir con tanta dureza de la que es capaz, pero esta vez noto que le falla la voz.

-Ya sabes... el abrazo que has visto antes.

-¿Que abrazo?, ¿ese que te estaba dando tu amigo durante más tiempo del que se considera aconsejable?- noto la ironía y la rabia en su voz, y de pronto dice: pues no se porque tienes que explicarme nada, tu y yo no tenemos nada ¿No?puedes abrazar a quien quieras sin darme ninguna explicación, total, no es algo que me importe- intenta parecer serio pero hasta el se ha dado cuenta de que se contradice, y sus labios hacen la mueca de una ligera sonrisa.

-(Sonriendo)-Ya, ya veo que no te importa.-Me acerco un poco más y casi susurrando le digo: Entonces si no te importa puedo irme ¿Verdad?, ¿Quieres que me vaya a abrazar a alguien?-Le reto.

-Parece dudar, pero de pronto contesta-Si. Vete.

Me doy la vuelta para irme, y antes de que me tiempo a desear que la tierra me trague se me coge del brazo y me detiene...

-(Gritando) ¡Espera!, ¡No te vayas!.

-¿No?¿No quieres que me vaya?

-No, no te vayas, quédate, abrázame a mi...

Doy un paso hacia delante y antes de que me de tiempo a hacer nada el ya me ha rodeado entre sus brazos, y me sostiene y me aprieta como si nunca quisiera dejarme ir.

Cuando me suelta, demasiado pronto para mi gusto, me coge de las manos y me acaricia el dorso con los pulgares, me mira y ambos sonreímos, el abrazo me ha vuelto valiente y decido hablar un poco más.

-Admite que estabas cabreado cuando has visto el abrazo.

-(Sonriendo)-Si, lo admito, y antes de que me lo preguntes, si, también admito que estaba celoso.


... ¡¡Y ENTONCES ME DESPIERTO!! Sí, que nadie se emocione, solo era un sueño, ¡¡que iba a ser si no!!, todos sabemos que lo que ocurre en ese sueño es imposible que ocurra en realidad, porque él, es él...el chico que nunca se fijaría en alguien como yo, y yo solo soy yo, la chica que un día se atrevió a dejarle entrar en su corazón, y que sigue soñando con el como una idiota, de día, de noche, en el desayuno, en la comida, en clase, durmiendo... da igual el momento, sueño con el todo el tiempo, incluso cuando duermo, creo que mi inconsciente ha aceptado que nunca será mio y ha decidido darme estos momentos sueños, ha decidido hacerme un poquito feliz, aunque sea mientras duermo...

Pero eso no significa que me contente con eso, no, que va, durante el día sigo torturándome, sigo buscándole con la mirada a cada paso, temblando cada vez que esta cerca o cuando me habla, no lo hago a propósito, ojala pudiera controlarlo, ojala pudiera decidir no mirarle o no temblar, pero no puedo, como el otro día, nuestros dedos se rozaron por unos segundos por error, y yo me eche a temblar mientras un escalofrió me recorría el cuerpo entero mientras me paralizaba y hacía que me bombeara la sangre a mil por hora al mismo tiempo.

Y no pude quitarme ese roce de dedos de la cabeza en todo el día, no he podido borrarlo de mi cabeza desde entonces...

Por lo que, ya ves, aquí sigo, soñando contigo, cuando no es sobre algo que nos pasa, es sobre lo que mi cabeza se imagina, o lo que mi corazón espera...

¡Y LA CULPA LA TIENES TU!, si, ¡tu!!, por ser todo lo que me gusta, No...¡¡LA CULPA LA TENGO YO...!! Por haberme atrevido a sentir esto que siento por ti, por no ser capaz de evitarlo, y por seguir aquí, soñando contigo...





No hay comentarios:

Recibe mis entradas por correo electrónico