martes, 23 de agosto de 2016

EL TIEMPO



Dicen que el tiempo lo cura todo. Y quizá sea cierto si con el tiempo nos convertimos en necios más preocupados por el miedo al ridículo que por ser y actuar de verdad.  Pero si por un segundo somos puramente realidad, gritaremos bien alto que es mentira. El tiempo no cura nada.


Nadie te cuenta que el tiempo no soluciona los errores. Ni mitiga la crudeza de sus consecuencias. Nadie habla de como la culpa puede convertirse en losa. Lo mismo ocurre con la vergüenza, que en algunos casos no es más que una mala versión de la primera.  Pero ambas son losa y cemento. En el pecho. Aplastándote. 

Nadie te dice que tu confianza en el ser humano tras una decepción no será reconstruida si no trabajas y pones empeño en ello. No te cuentan que volverás a sentir vértigo cada vez que entregues tu corazón. Ni tampoco que una parte de ti siempre será aquel adolescente asustado al rechazo auxiliando aceptación con la mirada.

No, no hay solistas que canten al fracaso. Ni escritores que hablen de desdicha. Y si los hay, ninguno ocupa las portadas destinadas a la grandeza. Ni obtienen cinco minutos de prime time

Supongo que a estas alturas de sobra es sabido que nadie quiere que le hagan pensar. O sentir. Para el caso es lo mismo.  ¿Quién va a querer evadirse de su rutina leyendo o escuchando realidad? Supongo que nadie. Es más fácil engañarse.

Es más sencillo pretendernos buenas personas mientras con un movimiento leve de cabeza escuchamos a otro. Perdón. Mientras decimos que escuchamos. Porque si lo pensáis, el 90% de las respuestas a un discurso cargado de problemas es "No te preocupes. El tiempo lo cura todo". O todos somos un único motor o todos mentimos como bellacos. 

Quizá no haya remedio. El ser humano, en sus instintos más primarios, es envidioso y egoísta por naturaleza. Y puede que la mentira vaya asociado a todo ello. Sería demasiado utópico pretender cambiar eso. Pero si podemos hacer algo.

Rescatemos cinco minutos de nuestro tiempo diario.  Vamos a gastarlos en decirnos la verdad. Aquí va una: El tiempo no cura nada, ni lo pone más fácil. Tan sólo retrasa lo inevitable con parches cargados de espinas que acabaran por hacernos sangrar.

7 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

Cierto, L, pero también en el Tiempo y con el tiempo tenemos la posibilidad de rehacernos y de levantarnos, poner distancia sobre lo que nos hirió y abrirnos a otras cosas. Aunque hay cosas y heridas que el Tiempo no las cura, por analogía con las heridas físicas, hay algunas que sí. Buen texto.
saludos

Magda Bastida dijo...

Muchas gracias José Antonio por tomar tiempo en leerlo y por tus palabras. Y sí, el tiempo por si sólo no funciona. Hay que ponerle empeño y esfuerzo para que sane todo. Un abrazo

Vocación Literaria dijo...

Hola!! Me encontré tu blog en un comunidad y me alegra mucho haberlo hecho. Este escrito me gustó muchísimo y estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dijiste (de hecho yo escribí en blog cosas parecidas sobre el tiempo y la gente que no quiere ver la verdad).
Un placer haberlo leído. Tenes una nueva seguidora desde hoy. Saludos!

Magda Bastida dijo...

Hola!! Muchas gracias por visitar mi blog, me alegro que te haya gustado, nos leemos ;)

Pekesita Vasquez dijo...

Cada quien tiene sus propios pensamientos acerca de esto. Pero concuerdo casi con todo. Muy bueno.��

Pekesita Vasquez dijo...

Cada quien tiene sus propios pensamientos acerca de esto. Pero concuerdo casi con todo. Muy bueno.��

Magda Bastida dijo...

Buenas tardes Pekesita. Ante todo muchas gracias por pasar por mi blog y tomar tiempo en leer y comentar. Cómo bien dices..hay muchas opiniones de este asunto. Es un tema muy personal al final, muy dado a percepciones. Celebro que te haya gustado. Muchas gracias ;)

Recibe mis entradas por correo electrónico