viernes, 7 de noviembre de 2014

COBARDE

No es mala suerte, es que eres tonta, siempre pensaste que con el tiempo cambiarías, que aquella tendencia que tenías a no hacer una a derechas, a equivocarte todo el tiempo, pasaría, que dejarías de inspirar lastima, que los comentarios cuando la gente te conociese, solo vislumbrarían lo grande que eres, ya nunca te mirarían con pena,  recuerdo cuando solías pensar: Algún día dejare de ser alguien prescindible, algún día dejare de ser un error...

Pero los años pasaron, y no fue así, el problema nunca estuvo en los años, ni en la época, el problema siempre estuvo en ti, el problema es que eres así, no sabes ser otra cosa que ti misma, aunque eso implique ser neurótica, cambiante, ilusionarse a cada segundo con alguien, quedarte jodida con la mínima decepción, ser tan empática que duele, llorar con cada nuevo error, con cada decepción, con cada puñalada, pronunciar un discurso perfecto de todo lo que ya no vas a hacer ni permitir, y olvidarlo, volver a confiar en quien te apuñaló, volver a ayudar a quien te olvidó cuando más necesitaste ayuda, y en definitiva, seguir siendo tu a pesar de saber mejor que nadie que estas llena de defectos, los que la gente conoce y los que no te atreves a mostrar, a pesar de saber que ser así solo te creara problemas, porque esto es lo único que sabes hacer, arrasar  con todo a tu paso, incordiar a todos y crearte problemas, pero ni por esas cambias, ese es tu mayor error, el único que hace que no avances y que reboses miseria por cada poro de tu piel.

No, perdón, tienes otro aún más importante, eres una cobarde, ni a escribir en primera persona te has atrevido, así te va.

3 comentarios:

Mónica Peregrina Escolar dijo...

Espero que este relato sea sólo una ficción, porque si de verdad te tratas así de mal no me extraña que no cambies.
Plantéate de verdad si quieres cambiar. Yo personalmente creo que eres perfecta. Pero si tú crees que debes cambiar algo pon los medios para hacerlo pero no te atormentes.

Un beso

Julia C. dijo...

Me cuesta creer que la chica guapa y sonriente de la foto de tu perfil piense esas cosas, así que doy por hecho que no hablas en primera persona, que se trata de una forma de expresar ciertas cosas que podrían pasarle a otros. Yo también escribo en primera persona muchos textos que nada tienen que ver con experiencias personales.

En cualquier caso y desde el punto de vista literario, el texto impacta, tiene mucha fuerza y creo que no dejará indiferente a nadie.

Un beso!!

Julia C. dijo...

Olvidé decir que aunque triste, me ha gustado!!

Recibe mis entradas por correo electrónico