miércoles, 26 de noviembre de 2014

MORALEJAS

-Y el ratón Doli-Doli aprendió que es mucho mejor decir siempre la verdad a la gente que le quería, porque mentir a la gente que queremos, es tan malo como odiar a nuestros enemigos.FIN.

-¿Te ha gustado cariño?
-Si mami, yo también voy a ser como el ratón Doli-Doli. ¡Nunca te mentiré!
-Je je je, eso está muy bien mi amor-dice mientras le arropa y le da un beso de buenas noches.
-Mamá ¿Me prometes que nunca me vas a mentir?
-Te lo prometo, ¿Y siempre cumplimos nuestras promesas verdad? 
-Siempre. Buenas noches mamá.
-Buenas noches Lucas.

La madre se encamina hacia la puerta, seria, pensativa, y cuando está cerrando la puerta oye a Lucas llamarla de nuevo, se obliga a sonreír antes de volverse.

-Mamá...
-Dime Lucas.
-¿Por qué yo no tengo un papá?

Kate se sienta suspirando y recuerda que no es culpa de su hijo que ella no pueda contestar a esa pregunta. Al menos por ahora.

-Pues verás Lucas,tu papá no está porque...porque está en el cielo. Antes de que tu nacieras el se puso muy malito y murió y entonces se fue al cielo. 
-¿Y por qué se fue al cielo? 
-Porque allí va la gente cuando muere, para seguir cuidándonos aunque ya no estén con nosotros. 
-Pero yo quiero verlo...¿Por qué tuvo que morir antes de que yo naciera?
-Eso...nadie lo sabe Lucas. Solo sucedió, un día todos tenemos que marcharnos allí, pero no hay manera de saber cuando.
-Nunca me has dicho su nombre...
-¿Que?
-Que nunca me has dicho como se llamaba papá. ¿Como se llamaba?
-...Pedro,se llamaba Pedro.
-¿Y me quería? ¿Tenía ganas de que saliera de tu tripita?
-(esbozando una sonrisa)-Si, claro que si, tenía muchas ganas de verte, y te quería mucho, siempre hablaba de ti. 

Lucas empieza a bostezar y Kate aprovecha el momento para terminar la conversación.

-(arropándole y dándole un beso de buenas noches) Vamos Lucas, a dormir que ya es tarde y mañana tienes colegio.

- Vale mamá, buenas noches.

Kate se va y cierra la puerta con cuidado, en el salón aún tiene los restos de la cena sin recoger y media copa de vino, se la bebe de un trago mientras se desploma en el sofá llorando. Acaba de mentirle a su hijo y no puede dejar de preguntarse que clase de madre haría algo así.

Pero ¿Que madre es capaz de mirar a su hijo y decirle que su padre es la persona que más odia en este mundo? ¿Como le  cuentas que su padre nunca le quiso? Que nunca supo de su existencia y que además tampoco la quiso a ella...

¿Como le explicas que solo era un monstruo  que la desposeyó de su humanidad una noche y que no ha vuelto a ser la misma desde entonces? 

Y lo más importante ¿Como le explicas que sabes que él nunca va a ser como su padre? Porque es lo único bueno que salió de aquel hombre, ¿Como le dices que tu le quieres más que a nada en este mundo y que no hay nada que pueda cambiar eso? Ni siquiera su padre.

No puedes, no hay manera de explicarle eso a un niño sin que salga herido. Por eso no se lo cuentas, callas, te inventas una historia, sonríes y te olvidas de aplicar las moralejas que le enseñas cada noche al leerle un cuento. 



1 comentario:

La Chica Piruleta dijo...

Al final siempre hay que mentir alguna vez en la vida. Cuando sea mayor, lo entenderá. ^^

Recibe mis entradas por correo electrónico