lunes, 19 de enero de 2015

ES COMPLICADO

"No sabía que el mundo entero cabía entre tus brazos" No, no lo sabía. Ese era el lugar más maravilloso y seguro del mundo. Y yo lo ignoraba. ¿Cómo iba a saberlo? Estábamos destinados a odiarnos. ¿Recuerdas?

Aún recuerdo la primera vez que me miraste. Dios...me habrías dado con una pala en la cabeza si hubieses podido. ¿Como podía generarte tanto odio si aún no me conocías? Nunca te lo reproché. No habría tenido mucho sentido hacerlo cuando mis pensamientos sobre ti tampoco eran los mejores del mundo."Uf ¿De donde habrán sacado a este pijo estirado?"Solía pensar con desdén cuando te veía a mi alrededor.

Como iba a imaginarme que ese pijo estirado se convertiría en mi mejor aliado. Supongo que si alguien me hubiese dicho que permanecerías a mi lado aún con todos en contra, hasta las últimas consecuencias si fuese necesario, me habría reído y le habría dicho que se dejase de idioteces. Pero lo hiciste. Permaneciste fiel y leal a mí aunque todo indicaba que no debías hacerlo, sin preguntas, sin ruegos, sin decir nada, Tan solo estabas a mi lado porque sentías que debías hacerlo, no te importaron las reglas ni tu odio hacia mí.

Bueno, en realidad creo que ya no me odiabas, supongo que no era tan difícil llegar a tu corazón,total, el muro que lo cubría era de paja. Fácilmente franqueable. Y lo franqueé. Y en algún momento dejé de ser la diana perfecta para tus dardos envenenados con tu ira. Y tú dejaste de ser un pijo estirado para mí. Bueno, al menos dejaste de ser estirado...

Y entonces empezamos a hablar. No con palabras. Éstas dejaron de hacer falta. Con la mirada bastaba para saber que hacer en cada situación, que necesitaba el otro, que había que hacer y que no. Esto hizo que nuestro trabajo pasase de ser complicado a ser sencillo. Que de ser alguien más nos convirtiéramos en los mejores. El dúo perfecto.

Antes he dicho sencillo ¿Verdad? No. En realidad siguió siendo complicado, porque con esto empezaron las faltas de oxígeno cuando el otro estaba en peligro. El alivio cruzando nuestro rostro cuando nos veíamos volver a salvo. Empezamos a soltar el aire que no sabíamos que estábamos conteniendo cuando el otro conseguía escapar de una muerte segura. Y empezaron los abrazos cuando conseguíamos burlar a la muerte una vez más.

Como el de hoy. Cuando al abrazarnos he sentido que estaba en casa por primera vez, y me he sentido extrañamente estúpida al pensar que sí, que el mundo entero cabía entre tus brazos. Casi iba a reprenderme por ello cuando he sentido tus lágrimas mojar mi hombro mientras tus brazos se aferraban a mí más fuerte. ¿Sencillo? No cielos. Está lejos de ser sencillo. Ahora es complicado. Muy complicado.

2 comentarios:

José Antonio del Pozo dijo...

Precioso fragmento, muy sentido y muy bien llevado. De cómo el amor lo cambia todo... lo complica todo, lo ensalza todo.

Gustavo Aguilar Alterno Espiraaaal dijo...

A veces se vuelve complicado, pero cuando sabes que vale la pena siempre es bueno intentar cambiar todo, suerte y un abrazo.

Recibe mis entradas por correo electrónico