domingo, 28 de junio de 2009

Cambio en una persona

-Esta mañana he visto a Hugo.
-¿Hugo?¿Es tu ex no?
-Si
-¿Y Que tal? ¿Donde le has visto?
-En un centro comercial de la calle Julián Preciados, en la zona de muebles para oficina y hogar.
-¿Que ha pasado?
-Lo que me temía
-¿El que?
-La última vez que le vi, me bastó mirarle a los ojos para saber que ya nada seria igual, habíamos discutido días atrás y yo le había dejado, no por la discusión en si, si no porque ya nada era igual, el Hugo que yo conocí, era amable, atento, cariñoso, y por encima de todo me respetaba, y la persona con la que últimamente convivía, se había vuelto un egoísta, un maleducado, se había convertido en un ser frío como un témpano de hielo, y dejo de respetarme a mi, a mis sentimientos, al tiempo vivido y hasta a nuestra casa, se le olvido todo lo que dijo e hizo todo lo que un día prometió que no haría.
-¿Te fue infiel verdad?
-Si, y lo que mas duele no es el hecho de que se estuviera viendo con otra mujer, si no el engaño, estuvo durante meses viéndose con ella mientras estaba conmigo, no hay que tener sangre en las venas para hacer algo así, por eso al final le dejé, una semana después vino a casa a recoger sus cosas y se fue a vivir con ella.
-¿Que paso entonces?
-Nada, no supe nada más de él hasta unos meses después, una tarde estaba viendo la televisión y oí que llamaban a la puerta abrí y me lo encontré allí y sin mediar palabra me besó, me cogió en brazos y me acostó encima del sofá, antes de que terminara de desnudarse me levanté y le deje ahí, me puse a gritarle, a recriminarle su actitud y a preguntarle porque había venido a casa. Me dijo que ya no estaba con Carla, la chica con la que me había sido infiel, y que quería volver conmigo. Yo me negué, no quería que me utilizara a su antojo ahora que su cambio de pareja le había salido mal. Entonces se fue. A los tres días salí a caminar, necesitaba pensar en lo ocurrido, yo estaba segura de que no quería volver con el pero todo el mundo me decía que le diera otra oportunidad, estaba absorta en mis pensamientos cuando me encontré con su hermana Lucia, salía de una tienda de trajes de novia, me paré a saludarla, siempre nos habíamos llevado bien, a mitad de la conversación le pregunte que cuando se casaba, me dijo ¿Casarme yo? Que va, el traje no es para mi, es para Carla la novia de Hugo se casan el próximo sábado. Pensé que me desmayaba ahí mismo, el muy cretino, solo quería un polvo de despedida de soltería, y con quien mejor que con su ex.
-Imagino como te sentirías, menudo cerdo...
-Pues si, fui a su trabajo a buscarle, necesitaba gritarle que se había convertido en una persona despreciable y así lo hice, fue en ese momento cuando supe al mirarle que ya nada sería igual, sus ojos albergaban un odio inmenso, transmitiendo una mirada fría y sin expresión. De esto hace ya dos años y no he vuelto a verle hasta hoy.
-¿Y hoy que ha pasado? ¿No me digas que no le olvidaste?
-Si claro que le olvidé, pero me ha impactado mucho verle, iba esposado custodiado por dos agentes de policía, le mire y no entendía que había pasado, ahora menos que nunca, fueron unos segundos porque enseguida se lo llevaron, cuando pase por la caja registradora las empleadas aun lo comentaban, pregunte con disimulo si sabían cual había sido su delito, al parecer habían parado aquí porque uno de los agentes tenia que ver a su esposa un momento, que era la empleada con la que estaba hablando, y ya le contó que había sucedido, al parecer la policía le buscaba por bigamia, el se había enterado, y entonces mató a una de sus familias, la segunda mujer con la que se casó y el hijo que tenían en común... pensando que así podría huir con su otra familia simulando un viaje, dando esquinazo a la policía y volviendo a empezar de nuevo, pero naturalmente le cogieron al final, justo cuando se disponía a embarcar.
-No me lo puedo creer.
-Yo tampoco, cuando pienso en que se ha convertido, es como si pensara en otra persona, no la relaciono con la persona de la que un día me enamore...

2 comentarios:

Aiser dijo...

Que triste realidad de tantas cosas que pasan hoy en día...

Menos mal que no se quedó con él...

Florecita dijo...

Qué vueltas da la vida... A lo peor, cuando él se marchó, ella se paso días llorando y sufriendo... pero a la larga las cosas le salieron mejor de lo que seguramente imaginaba.
Cómo cambia la gente... un día te enamoras de una persona y al siguiente ya no es persona sino personaje!

besitos de fresa =)

Recibe mis entradas por correo electrónico