jueves, 11 de junio de 2009

¿Y tu por que te decantas?

En ese momento Elisabeth se dió cuenta de que le tenía a menos de un metro de distancia, estaba sentado frente a ella descansando en la pesada roca después de la travesía en la barca, ¿Le había tenido alguna vez tan cerca? Sabía que con solo dar unos pasos estaría tan cerca suya que él no podría evitar rodearla entre sus brazos y dejar que la gravedad hiciese el resto, sabía que la deseaba, lo notaba en su mirada, en la manera en la que bajaba la cabeza cuando hablaban, en la ternura de sus ojos cuando la veía reir, en su mirada de súplica cuando la veía llorar...

Era todo tan sencillo y tan complicado a la vez...por un lado solo tenía que acercarse a él, sonreirle y esperar, porque sabía con toda seguridad que con una sonrisa bastaría para que el la rodeara entre sus brazos, y sin embargo, no era suficiente, para una vez que ella no tendría que hacer nada, porque ya estaba todo hecho, no podía, solo tenía que dar dos pasos y por contra se le hacía cuesta arriba, se quedaba paralizada incapaz de mover ni un solo musculo de su cuerpo...

No lo entendía, llevaba años entregandose al mejor postor, al que llevaba más cadenas de oro y la billetera más llena, llevaba años fingiendo pasiones que no sentía, y ahora que desde lo más profundo de su ser deseaba besar a ese hombre...no podía, a ese hombre le debía la vida, él la ayudó a salir del atolladero en el que se encontraba, le dió la fuerza y la protección necesaria para salir del mundo de la prostitución, la ayudó a desengancharse de la coca, la acogió en su casa sin presiones, hasta que tuvo la fuerza suficiente como para buscar un trabajo y encontrar una casa una propia, se había convertido en su propio angel de la guarda y ella como si de una quinceañera se tratase se había enamorado de él, lo que empezó como un inocente juego como imaginarse como sería la vida con él, habia pasado a ser algo mucho mas fuerte y verdadero.

Y aún sintiendo todo eso era incapaz de acercarse a él, sería por las palabras de la Madame( asi llamaban a la jefa del prostibulo) que decían asi: " La mujer que es o ha sido prostituta, la mujer que le ha vendido su alma al diablo, deja de sentir el amor como lo sienten el resto de mujeres, y si siente algo parecido, jamás lo conseguirá, la sombra de su vergüenza será más grande que todo lo demás." Sería por eso... o por eso que dicen los escritores soñadores, aquello de ... "el ser humano puede pasarse la vida besando, entregandose y amando a cualquiera, sin el menor indice de apuro y libre de todos los prejuicios, pero cuando le importa alguien todo cambia, entonces el ser humano se vuelve inseguro y débil, como un niño..."

Elisabeth no lo tenía claro, yo como autora, me decanto por lo segundo.

4 comentarios:

La chica de la mirada caleidoscopica. dijo...

. "el ser humano puede pasarse la vida besando, entregandose y amando a cualquiera, sin el menor indice de apuro y libre de todos los prejuicios, pero cuando le importa alguien todo cambia, entonces el ser humano se vuelve inseguro y débil, como un niño..."

Eso es tan verdad como que el mundo es mundo.Ains,amor es dolor.
Me encanta Magda =)
Muaakaas

El Abogado de Sofía dijo...

Me alegro de que te pases por mi blog. Yo también te he agregado en mi lista de blogs ;)

Por cierto, mucho ánimo con la selectividad, que me imagino que la tendrás la semana que viene. ¡Un abrazo!

Francisco Antonio Martinez Baíllo dijo...

gracias! lo mismo digo xD

Frankie Jane Parker. dijo...

Muchas gracias! Eres tú la que me ha agregado también al tuenti? Esque sino me hago un lío xddd.
En fin, yo también sigo el tuyo!

Recibe mis entradas por correo electrónico