sábado, 13 de junio de 2009

Las estrellas son testigo


- David
-¿Si?
-¿Te puedo pedir algo?
-Claro cielo, ¿Para que soy bueno? ¿Puedo ayudarte en algo?
-No, no quiero pedirte nada, solo quiero que me digas algo.
-Está bien, dime.
-¿Prometes no burlarte?
-Te lo prometo, dime
-Dime un momento de tu vida en el que te sintieras especial, en el que levitaras por momentos y rozaras el cielo con la punta de los dedos.
-Cariño..¿Por que me preguntas esto? Es una pregunta muy extraña, me he sentido feliz y especial muchas veces, no se que pretendes que responda
-La verdad
-¿La verdad? ¿Que verdad? No seas ridicula
- Prometiste no burlarte..
-No me estoy burlando, es solo que no se que contestar
-¿Quieres que empieze yo?
-Está bien, empieza tu, pero no te garantizo que yo pueda decirte nada después
-Hace cinco años, viajaba hacia esta ciudad, Cornualles, solo venía a pasar unos días, el tiempo que tardara en completar el articulo sobre "Rosamunde Pilcher" y me llevaría unos días porque tenía que hacerle una entrevista y solicitar su permiso para visitar su casa y sus lugares más intimos.
-Si, algo me contaste, querías averiguar si su novela, "El regreso" era autobiográfica, ¿Verdad?
-Si, lo que nunca te conte es porque decidí quedarme para siempre.
-Cierto, ¿Por que fué?
-Ahí es donde quiero llegar, el trabajo me llevo cuatro dias, tenía toda la información que necesitaba y me disponía a volver a España, de camino al aeropuerto, el coche se paró, tuvo una averia y tuve que hospedarme en un hostal, a la mañana siguiente iría el mecánico más cercano a recogerlo y en unos días mas podría marcharme, pensé que como tenía que quedarme unos días más debido a las circurstancias al menos tenía que intentar disfrutar del lugar, por eso salí a dar un paseo por los alrededores, después de un rato caminando me encontré la Taberna Porthkerris...
-Allí fue donde nos conocimos...
-Si, cuando entré dentro, lo primero que ví fue a ti, te acercaste a mi con esos inmensos ojos azules y esa sonrisa, mas propia del Dios Jupiter en una nueva conquista, que de un ser humano, y sin más te sentaste conmigo en una mesa, a charlar conmigo y a recomendarme lugares por los que pasar esos días, y como no, haciendo alarde de tu gran cortesia y tu fuero seductor, me pediste el numero de telefono para quedar esa noche y acompañarme, alegando que no conocía a nadie y era mejor que no estuviera sola...
-Si, lo recuerdo, la verdad es que me gustaste mucho y no sabía como volver a verte.
-El caso es que cuando me recogiste esa noche, me dijiste que me llevarias a un lugar muy especial, y durante el camino, yo no podía dejar de mirarte, parecías tan seguro de ti mismo, tan jovial y con tantas ganas de comerte el mundo....cada vez que hablabas parecía que mis pensamientos se paraban, mi cerebro se centraba en tus palabras, para solo acapararte a ti, para centrar la vista en tus ojos y mis oidos en tus palabras...cuando llegamos, me quede abrumada, era la playa más preciosa que había visto en mucho tiempo, las olas rompían su fuerza en las rocas, el viento acariciaba mi cara y de pronto, tu te acostaste en la arena y te pusiste a mirar el cielo, como si esperaras que la luna bajara de un momento a otro, y entonces todo desapareció, solo estabamos tu y yo, mientras me acostaba a tu lado, te miraba deseando una señal para poder acercarme a ti y que nos amaramos durante toda la noche, bajo la atenta mirada de las estrellas, portadoras de nuestro secreto, pero eso no sucedió, solo me cogiste la mano y así estuvimos hasta que nos dormimos, y esa noche las estrellas fueron testigo de algo mucho mayor, fueron testigo del nacimiento de un amor que sin quererlo ni buscarlo comenzaba, y desde entonces fueron participes de esta relación, y seguro que rieron ante la idea de que había tenido que coger un avión y cambiar de pais para encontrar al amor de mi vida, y lo mas importante, son portadoras del hechizo que esconden nuestros ojos al mirarnos y de la magia que posee esa playa y que tu y yo pudimos encontrar, ese David, ese es mi momento único, mi momento especial, esa es la noche en la que levitaba por momentos y rozaba el cielo con la punta de los dedos, por eso me quedé, tal vez si nos hubiesemos dejado llevar por la pasión, o si no me hubieras llevado a aquella playa, por muy agradable que hubieses sido no me hubiese quedado.

(Con lagrimas en los ojos David la abrazó)
-Raquel
-¿Si?
-¿Sabes que te quiero verdad? fueron muchas cosas las que hicieron que me enamoraras por completo, tenías la mirada mas limpia y sincera que yo había visto nunca, y me atraiste desde un primer momento, cada vez que hablabas me iba dando cuenta de lo maravillosa que eras, de la capacidad de amar, y de perdonar que tenias en ese gran corazón, la capacidad de confiar y creer en el ser humano, y también esa capacidad tuya de sentir cada momento como si fuera el último, esa capacidad de transformar una tarde de café en un recuerdo especial, único e inolvidable. Eres el regalo más bonito que me he podido encontrar, y te voy a cuidar siempre, es lo unico que te pido, que me permitas estar siempre contigo...
-Claro que si, yo también quiero estar siempre contigo.
-Escuchame Raquel, se que tal vez, a veces, echas de menos que yo te diga todo lo que siento, lo que has dicho antes me ha conmovido, y que yo no sea capaz de decirte un momento concreto de esa felicidad tan grande que siento desde que estamos juntos, no significa que no lo sea, y que no te quiera, pero no todos tenemos la capacidad de expresar lo que sentimos como tu, ojala, todo sería mucho mas fácil, pero no es así, ¿Lo entiendes verdad? Yo te quiero, y quiero que nunca lo olvides.
-Lo se, me lo demuestras cada día, eso es lo más importante, te quiero.


Y la besó dulcemente mientras una vez más las estrellas les sonreían desde el cielo...

4 comentarios:

Claudia Morales dijo...

Hola mada! que tal va todo?
espero que la selectividad te este yendo lo mejor posible, dento de lo posiblee :D
Da gusto encontrar bloggers conocidos por aqui!
Que sepas que te sigo!

soy compagniedesfillesetdesgarcons

La chica de la mirada caleidoscopica. dijo...

Oh dios magda! hoy que estoy triste y que no creo en el amor me pones ese pedazo de texto.
Ains que bonito.Ojala ocurriera en la vida real.
Besitos magda.

Aiser dijo...

Que historia más bonita por diossss!!
Me ha gustado mucho, un amor tan bonito, una historia directa al corazón!

Florecita dijo...

¡q bonito es el amor cuando es verdadero! m ha ncantado el texto! es precioso^^
t sigo y te leo!
bsitos d fresa y gracias x pasarte=)

Recibe mis entradas por correo electrónico